sábado, 14 de julio de 2018

El Vaticano ignora los avances provida en Estados Unidos / Carlos Esteban *

Demasiado ocupada con fomentar la inmigración ilegal masiva de subsaharianos en Europa y luchar contra el Cambio Climático, la cúpula vaticana ignora los mayores avances en las opciones provida de las últimas décadas.

La batalla del aborto, que durante décadas se ha mantenido como la pelea clave en la guerra cultural por el alma de Occidente, ha tenido todo este tiempo por centro Estados Unidos y por principal campeón ‘provida’ a la Iglesia Católica.

Estados Unidos no es solo líder cultural del planeta, sino también el primer país en convertir, por obra de su inapelable Tribunal Supremo, el aborto en un derecho constitucional y, por tanto, intocable para cualquier gobierno o legislatura.

Y si bien el aborto no es en absoluto una cuestión religiosa, quedando definitivamente claro desde el punto de vista científico que se trata de la eliminación de un ser humano vivo, es un hecho comprobable que la Iglesia y los católicos particulares han formado el grueso del ejército provida.

No deja de ser lógico que la Iglesia, como sostenía Chesterton, se encargue de recordar al mundo las verdades esenciales que ha olvidado, y parece indudable que una masacre que ha costado ya millones de vida es un ‘olvido’ bastante significativo, por decir poco.

Y la gran apuesta estaba, precisamente, en el Tribunal Supremo, única instancia que puede revertir el fallo de Roe vs Wade. Al ser nueve jueces elegidos con carácter vitalicio cuyas decisiones se toman por mayoría, uno de los legados más importantes que puede dejar un presidente es proponer un juez al Supremo en caso de vacante.

Trump ya tuvo ocasión de hacerlo con Gorsuch, pero ahora, la retirada del ‘progresista’ juez Kennedy le ofrece una nueva oportunidad de reequilibrar la balanza, y lo ha hecho con la elección de un católico, Brett Kavanaugh.

Las protestas, los comentarios, las adhesiones están copando el panorama mediático norteamericano, con el aborto como casi único tema de fondo. Pero hay una gran, enorme ausencia: Roma.

En un momento clave, cuando podríamos tener al alcance de la mano el mayor vuelco en la crónica del aborto desde los años setenta, la cúpula vaticana parece haber perdido todo interés por este asunto, mucho más ocupada con jalear la inmigración masiva o alertar contra el Cambio Climático.

Es cierto que, al inicio de su pontificado, el Papa Francisco ya advirtió a los católicos contra la ‘obsesión’ por los temas de familia y vida como el aborto o los llamados ‘matrimonios homosexuales’, probablemente con razón, en el sentido de que lo monotemático del mensaje podía eclipsar la verdadera ‘noticia’ que debe transmitir el católico, la salvación que nos ha procurado Cristo.

Pero era difícil prever entonces que dejar de ‘obsesionarse’ iba a significar ignorar el asunto casi por completo. No ha habido nota alguna de la Santa Sede sobre la nominación de Kavanaugh o comentario extraoficial, igual que no habló el Papa cuando se celebró el triste referéndum para legaliza el aborto en Irlanda o la votación en el parlamento de su país natal, Argentina, con iguales intención y resultado.

Y no es, precisamente, porque la cúpula vaticana se niegue a ‘entrar en política’. Nunca, desde que recuerdo, lo había hecho tanto. En estos mismos momentos, los prelados de la Curia libran una acerba disputa contra el nuevo Gobierno italiano a cuenta de la inmigración, y el Papa no cesa de exhortar a los políticos para que se comprometan con los Acuerdos de París sobre limitación de emisiones de ‘gases invernadero’.

Y ahí está la paradoja de este pontificado lleno de paradojas. La suerte parece de cara en la batalla contra el aborto y el Papa ni siquiera opina; la invasión de inmigrantes ilegales, unida a la crisis demográfica, está propiciando un crecimiento del Islam en detrimento de la fe que ha construido Europa, y el Vaticano clama por acoger a más.


(*) Profesor titular de Pedagogía de la Religión en el Instituto Pontificio San Pío X


viernes, 13 de julio de 2018

Caso ‘Milone’: El Vaticano retira los cargos


CIUDAD DEL VATICANO.- El Vaticano ha retirado los cargos contra su primer auditor general, Libero Milone, que ha declarado que su arresto de junio de 2017 fue un intento de detener la investigación que estaba llevando a cabo de las finanzas vaticanas; según parece, estaba descubriendo pruebas de corrupción, según The National Catholic Register.

En una entrevista emitida en el canal televisivo italiano SKY TG24 el sábado, Milone reveló que el promotor de justicia del Vaticano y el Presidente del Tribunal vaticano le informaron que ya no era “objeto de ningún proceso o condena criminal”.
Ha llegado a conocimiento del Register que la investigación separada llevada a cabo por el promotor de justicia del Vaticano con los abogados de Milone, concluyó que no existían pruebas que apoyaran las acusaciones que habían sido interpuestas contra él.
Milone, antiguo socio de Deloitte, una firma internacional de consultoría y auditoría, fue nombrado en 2015 primer auditor general del Vaticano. Con él trabajaba un equipo de doce personas. Nombrado como parte de la reforma financiera que el Papa quiere llevar a cabo, fue despedido sumariamente después de que la policía vaticana hiciera una redada en su oficina en junio del año pasado.
La responsabilidad principal de un auditor general es la de supervisar la auditoría de los procedimientos, realizar los controles internos y legales de los dicasterios y las otras instituciones de la Santa Sede, incluyendo el Governatorato del Estado de la Ciudad del Vaticano. Entre sus otras tareas, se le pide que presente anualmente informes de las auditorías, y que realice las revisiones específicas y las auditorías que le solicite el Consejo de Economía o el Secretariado de Economía.
Desde que fue despedido, Milone ha insistido en su inocencia, informando a los periodistas el pasado mes de septiembre que “un pequeño grupo de poder” estaba difamándole e intentando arruinar su reputación.
“Me amenazaron con arrestarme”, dijo en septiembre. “El jefe de la Gendarmería (la Policía Vaticana) me intimidó para que firmara una carta de renuncia que había sido escrita semanas antes”.
En septiembre, Milone dijo que “él quería hacer el bien de la Iglesia y contribuir al proceso de reforma tal como se me solicitó, pero no me dejaron”. Añadió que aunque el Papa Francisco había empezado su reforma financiera con la mejor de las intenciones, “la vieja guardia, muy presente, le impide llevarla a cabo”.
Declaró que quienes se resistían a la reforma “se sintieron amenazados cuando comprendieron que yo podía decirle al Papa y al secretario de Estado Parolin lo que había visto con mis propios ojos en sus departamentos y sus cuentas”.
El cardenal Giovanni Angelo Becciù, entonces subsecretario de Estado vaticano y ahora prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, inicialmente dijo, en septiembre de 2017, que las afirmaciones de Milone eran “falsas e injustificadas”.
“Contravino todas las reglas y estaba investigando la vida privada de sus superiores y personal, incluyéndome a mí”, dijo a Reuters el entonces arzobispo Becciù. “Si no aceptaba dimitir, le habríamos procesado”.
Hablando con el Register el 3 de julio, un miembro destacado de la policía vaticana dijo que Milone había sido despedido por las razones que el cardenal Becciù había declarado en su momento. “No tenía permiso para continuar la investigación que estaba llevando a cabo y, sobre todo, no tenía la competencia necesaria”, ha dicho la fuente.
Pero otra fuente que tiene un conocimiento detallado de los hechos, informó al Register el 5 de julio que Milone “aparentemente había encontrado pruebas reales y claras de malversación de fondos, y tenían prisa en destituirlo”.
La fuente añadió: “Desde el principio de su mandato, el auditor general fue marginado y se le impidió llevar a cabo su trabajo: la vieja guardia se negó a extender contratos a su personal, se esforzó en minar los nervios del personal e impidió a Milone todo acceso al Papa”.
Durante los primeros meses de su ejercicio, Milone fue obligado a presentar una queja a la Gendarmería Vaticana tras descubrir que su ordenador había sido materialmente manipulado y hackeado.  La revelación de esta historia llevó al escándalo conocido como Vatileaks II.
La fuente del Register afirma que Milone habría podido proseguir si no hubiera insistido en su “enfoque profesional”; pero, como el cardenal George Pell, prefecto de la Secretaría de Economía, estaba siendo “cada vez más eficaz” y “estaba a punto de sacar a la luz cosas peligrosas, por lo que tuvieron que tomar medidas para detenerle”, ha dicho.
La pregunta ahora es qué medidas tomará el Vaticano para resolver la situación. Desde su destitución el año pasado, fuentes distintas dicen que se ha manchado injusta y gravemente la reputación de Milone, lo que le impide garantizarse cualquier salida profesional futura.
“En el mundo real, un caso como este tendría como resultado algo más que unas excusas; de hecho, llevaría a una reincorporación inmediata, a recibir la remuneración debida y a ser indemnizado”, ha comentado la fuente del Register.
El Register se ha puesto en contacto con la oficina del cardenal Becciù pidiendo algún comentario en relación al asunto, pero su secretario nos informó el 5 de julio que el cardenal no estaba disponible porque estaba de vacaciones.

Francisco preside el rito final de los funerales del cardenal Tauran


CIUDAD DEL VATICANO.- Esta mañana, a las 10.45 en el Altar de la Cátedra de la Basílica Vaticana se celebraron lugar las exequias del Cardenal Jean-Louis Tauran, Camarlengo de la Santa Romana Iglesia y Presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso.

Camino iluminado por las Bienaventuranzas
En Evangelio, Jesús - explicó el Cardenal Sodano - nos ha recordado cuáles son las verdaderas Bienaventuranzas del cristiano. Es siempre conmovedor escucharlas proclamar en nuestra Iglesia. "Son Bienaventuranzas que iluminaron la vida de nuestro querido hermano difunto como estrellas luminosas en su camino" - subrayó el Decano del Colegio Cardenalicio - y añadió que durante muchos años él mismo fue testigo del gran espíritu apostólico del Cardenal Tauran.

Del Concilio, diálogo con hombres de buena voluntad
Asimismo el Decano destacó "la gran figura" de sacerdote, obispo y Cardenal, que "dedicó su vida, como tantos, al servicio de la Santa Sede, de la Iglesia y últimamente al diálogo con todos los hombres de buena voluntad". De este modo, "siguió la línea trazada por el Concilio Ecuménico Vaticano II" con empeño - según la Gaudium et Spes - para "ser hermanos y, por tanto, llamados a una sola y evidente vocación humana y divina", trabajando juntos "sin violencia ni engaño" en la construcción "del mundo en la paz verdadera".

El rito de la Commendatio y della Valedictio
Una hora más tarde, el Santo Padre se dirigió a la basílica, al término de las exequias, para presidir el rito de la Ultima Commendatio y della Valedictio. Presidió la celebración de esta liturgia fúnebre el Cardenal Angelo Sodano, Decano del Colegio Cardenalicio, junto a los demás purpurados, arzobispos y obispos presentes en Roma.

Recuerdo de su amigo, el Cardenal Santos Abril y Castelló.
Para un recuerdo del Purpurado fallecido, nuestra colega Hélène Destombes entrevistó al Cardenal español Santos Abril y Castelló, amigo personal del Cardenal Jean-Louis Tauran.
El cardenal francés, recordamos, falleció el pasado jueves 5 de julio en EEUU a donde había viajado para tratarse por el morbo de Parkinson que padecía desde hacía mucho tiempo. Tenía 75 años y durante más de una década guió el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso.
Entre las imágenes más conocidas se destaca la del anuncio de la elección del Papa Francisco desde el balcón central de la Basílica de San Pedro. 
Mientras cabe destacar que el Papa Bergoglio dirigió unas palabras de gran afecto en el telegrama de pésame que envió la semana pasada a la hermana del purpurado. 
En efecto, Francisco lo recordó como "hombre de fe profunda", apreciado sobre todo por sus "relaciones de confianza y estima" que supo establecer con "el mundo musulmán".
Los restos del Cardenal Jean-Louis Tauran descansan ahora en la Basílica menor romana de San Apolinar en las Termas Neronianas-Alejandrinas, de la que había sido titular.

Composición del Colegio Cardenalicio
Con el fallecimiento del cardenal Tauran el Colegio Cardenalicio resulta ahora compuesto por 225 purpurados, de los cuales 124 son electores y 101 no electores.


jueves, 12 de julio de 2018

Gotti Tedeschi alerta de que los responsables del colapso demográfico están en el Vaticano


CIUDAD DEL VATICANO.- El envejecimiento acelerado de la población europea responde a un plan, asegura el ex responsable del banco vaticano, Ettore Gotti Tedeschi, y muchos de sus autores ocupan altos cargos en el Vaticano, según infovaticana.com
El economista y banquero italiano ha acusado a las élites globalistas de forzar una reducción de la población mundial, en el curso de la primera conferencia internacional de la Academia Juan Pablo II para la Vida Humana y la Familia. 
La serie de catástrofes económicas, geopolíticas y sociales que ha producido el colapso demográfico en Occidente son intencionales, insiste Gotti Tedeschi, y tienen como objetivo que la gente en todo el mundo acepte la ‘visión política’ globalista, que eliminaría la soberanía nacional e instituiría el “ecologismo gnóstico” como religión universal.
Quizá no sea coincidencia, sugiere el banquero, que los temas recurrentes del actual pontificado, como la pobreza, la inmigración masiva y la destrucción del medio ambiente, se achaquen en exclusiva a la “avaricia de la banca”, a la guerra y a la actividad del hombre, ese “cáncer del planeta”; pero en realidad estos problemas se han visto agravados por el colapso de los nacimientos, en opinión del economista italiano.
Este movimiento tiene sus propios profetas, como los fanáticos del control de la natalidad Paul Ehrlich, Jeffrey Sachs y Ban Ki-moon, y sus grandes enemigos son la familia -que proporciona “educación, autonomía e independencia” con respecto al Estado- y la Iglesia Católica, y por eso los nuevos gnósticos se esfuerzan por “reescribir el Génesis en los salones del Vaticano”.
La falta de crecimiento demográfico se traduce necesariamente en frenazo económico, aunque este se maquilla en “un gran espejismo creado en los treinta últimos años”. Nada de esto, insiste el financiero, ha pasado por casualidad, sino con el fin de crear una crisis que obligue a la gente a aceptar el Nuevo Orden Mundial de carácter globalista y neognóstico. “La economía es un medio de persuasión formidable”, sostiene. “Es la mejor excusa para que la gente de todo el mundo acepte la solución”.
Hizo luego un rápido repaso por los hitos de este plan pergeñado por las élites, como el Informe Kissinger, con el que se trataba de “homogeneizar las culturas”, fomentando el sincretismo religioso, algo a lo que también contribuye la inmigración masiva.
En cuanto a la Iglesia, “entrará en colisión con este movimiento o será arrinconada”, asegura Gotti Tedeschi. Pero hay indicios preocupantes dentro de la propia jerarquía vaticana, advierte, como los que surgen de la Academia Pontificia de las Ciencias.
Le preocupa que quienes hoy asesoran a la cúpula de la Iglesia sean esos mismos a quienes llama “profetas gnósticos” y que pretenden transformar el génesis tal como lo interpreta la Iglesia en un “génesis gnóstico”, con la colaboración de la citada Academia.

lunes, 28 de mayo de 2018

Curas de todo el mundo, entre ellos once españoles, acusan al Papa de promover un "caos doctrinal"

MADRID.- Son apenas 250, una minúscula parte de los más de 400.000 sacerdotes católicos del mundo, y 11 de ellos son españoles. Pero la dureza de sus críticas al Papa y a sus reformas revelan la existencia, ya indisimulada, de un cisma en toda regla provocado por clérigos y obispos ultraconservadores, que ven como "un caos doctrinal" la situación que se está viviendo en la Iglesia con las aperturas promovidas por Francisco, recoge www.eldiario.es

Uno de los sacerdotes más activos es el misionero español Christopher Hartley Sartorius, que trabaja con los más pobres en Etiopía pero, a la vez, empuña con mano de hierro la espada de la oposición más radical entre los eclesiásticos españoles. 
Hartley está promoviendo, a través de la red, la 'Apelación Pastoral' a los obispos de todo el mundo para que hagan frente a la deriva teológica que, en su opinión, se está viviendo en el actual pontificado, y que se plasma en la apertura a los gays, a los divorciados vueltos a casar o el debate sobre el papel de los laicos, el sacerdocio femenino o los curas casados.
"Que la Santísima Virgen y San Miguel Arcángel protejan a la Iglesia Católica de las asechanzas del demonio, lobos con piel de oveja", concluye el correo en el que el sacerdote español anima a todos los curas de su entorno a suscribir la iniciativa, que "existe para alentar a los sacerdotes a dar testimonio del Evangelio e invitar a los obispos a ejercer su autoridad apostólica".
En la "Apelación Pastoral a los Obispos para una Reafirmación Apostólica del Evangelio", los firmantes denuncian "un enfoque equivocado de la vida moral cristiana que encontramos con frecuencia y que perjudica gravemente a quienes se dejan engañar por él".
En la misma, reclaman a los obispos de todo el mundo -y como tal, al Obispo de Roma- que no permitan la comunión a los divorciados vueltos a casar, gays y demás personas que "cometen actos objetivamente malos" pero "se sienten subjetivamente libres de culpabilidad".
La carta se publica a los 50 años de la polémica encíclica Humanae Vitae, que prohibió el uso de preservativos, el aborto, las uniones civiles o las relaciones homosexuales, y cuya vigencia reivindican estos sacerdotes frente a la nueva pastoral defendida por Francisco que, para los firmantes, resulta "contraria al Evangelio".
Eentre otras cosas, los firmantes resaltan cómo "la actividad sexual fuera del matrimonio es en toda circunstancia gravemente malo", un "grave mal" que "es un pecado mortal". Para estos sacerdotes, la conciencia "puede juzgar erróneamente debido a la deformación que proviene de pecados anteriores".
"Nos damos cuenta, como sacerdotes, de que muchos clérigos y laicos han sido tan afectados por las mentalidades seculares y la falsa teología moral de décadas pasadas que ahora ven el testimonio apostólico de la Iglesia como idealista, anticuado o incluso cruel", resaltan estos curas, que admiten que la actual situación de la Iglesia de Francisco resulta "desalentadora para los sacerdotes y podría llevarnos a evitar ofrecer una presentación clara y auténtica del Evangelio".
La carta de los curas ultras coincide en el tiempo con declaraciones como las del cardenal Sarah, el más poderoso de los opositores al Papa Francisco, pues preside la Congregación para el Culto Divino. Sarah ha advertido que ordenar sacerdotes a personas casadas "podría tener consecuencias serias" para la Iglesia, pues supondría "romper definitivamente con la Tradición Apostólica".
No hay "razones o necesidades pastorales" para ello, ha dicho el purpurado guineano, ya que la innovación tendría el efecto desastroso de acabar con el sacerdocio tal y como fue instituido por Jesucristo.
Por su parte, el cardenal Brandmüller, uno de los cuatro firmantes de los famosos 'Dubia' contra los divorciados vueltos a casar, fue más allá, y recalcó que "quien defiende la ordenación de mujeres es un hereje y está excomulgado".
Temas como "el sacerdocio femenino, el celibato, la intercomunión, el matrimonio después del divorcio", o el reciente "'sí' de la Iglesia a la homosexualidad". 
Para el cardenal, que se sigan hablando de estas cuestiones no producirá una "primavera católica", como pretenden algunos, sino un largo invierno. 
Al igual que ha sucedido en la Iglesia evangélica alemana, las innovaciones podrían tener "el efecto de vaciar las iglesias".

miércoles, 23 de mayo de 2018

Papa Francisco: “Hablar de pobreza y vivir como un faraón es el antitestimonio”

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco ha defendido ante los obispispos italianos la pobreza evangélica, que es “madre y muro de la vida apostólica” y que él aprendió como jesuita. “La pobreza evangélica hace nacer y protege la vida apostólica”, ha reseñado. “Quien tiene fe no puede hablar de pobreza y vivir al mismo tiempo como un faraón. Es un ‘anti-testimonio’. Es escandaloso gestionar los bienes de la Iglesia como si fuesen personales”.

Para el Papa, la Iglesia debe gestionar con ejemplaridad, con reglas claras aquello por lo que un día rendirá cuentas. “Soy consciente y reconozco que en la Conferencia Episcopal Italiana se ha hecho mucho en los últimos años, pero todavía se debe hacer más”, ha dicho durante el discurso de apertura de la Asamblea General de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI).
Además, ha señalado ante los prelados que “no es pecado criticar aquí al Papa”. El Ponífice ha aprovechado su alocución para lamentar la crisis vocacional que padece la Iglesia y la ha comparado con una “hemorragia” ocasionada por la cultura del relativismo y los escándalos.
Así, ha hecho un repaso de sus tres principales preocupaciones respecto a la Iglesia en Italia y ha dado cuenta de la crisis de vocaciones, la pobreza evangélica y la reducción y fusión de Diócesis.

martes, 1 de mayo de 2018

El cardenal Pell, jefe de Finanzas del Vaticano, será juzgado por abusos sexuales


SIDNEY.- Un tribunal de Australia anunció este martes la apertura de una causa penal contra el cardenal George Pell, jefe de las finanzas del Vaticano, por múltiples cargos históricos relacionados con presuntos abusos sexuales.

La juez Belinda Wallington estimó que hay suficientes pruebas para enjuiciar al prelado de 76 años por los delitos sexuales que se le atribuyen, en la lectura del fallo en la corte de distrito de Melbourne.
El cardenal se declaró "no culpable" de las acusaciones, cuyo número y detalles no pueden ser divulgados en su totalidad por motivos legales, según confirmaron fuentes judiciales por correo electrónico.
La lectura del fallo, que duró 70 minutos, concluyó una fase de instrucción iniciada hace dos meses y en la que la magistrada descartó la mayoría de las acusaciones más graves presentadas contra Pell.
"La presunta ofensa más seria no habría ocurrido en el período de tiempo supuesto", dijo la juez que recalcó que la prueba presentada "no es suficiente para que sea analizada por un jurado", dijo Wallington en su declaración citada por la agencia local AAP.
Los cargos que afrontará Pell se refieren a presuntas ofensas sexuales ocurridas en una piscina en la década de 1970 cuando era sacerdote en Ballarat, su ciudad natal, y en la Catedral St'Patrick's en la década de 1990 cuando era arzobispo de Melbourne.
Entre los cargos desestimados había acusaciones de delitos sexuales en un cine y una capilla en Ballarat hace más de 40 años.
El abogado de Pell, Robert Richter, dijo que la más "canalla" de las acusaciones había sido desestimada, en declaraciones recogidas por la cadena ABC.
La juez también ordenó al procesado permanecer en el país ante el procedimiento que se celebrará en un tribunal del estado de Victoria, cuya capital es Melbourne, de acuerdo a las fuentes judiciales citadas.
Se prevé que este miércoles se celebre una sesión instructiva en la que podría fijarse la fecha del inicio del juicio.
La decisión de este martes fue el resultado de un proceso sumario que comenzó el 5 de marzo contra Pell, a quien el papa Francisco le autorizó un "periodo de excedencia" del cargo de prefecto de la Secretaría de Economía del Vaticano.
Durante los primeros diez días de las vistas sumarias, decenas de testigos declararon a puerta cerrada, lejos del público y de los medios, de acuerdo con la normativa estatal en supuestos casos de delitos sexuales que mantiene las pruebas bajo secreto de sumario.
Pell, a quien la policía de Victoria acusó formalmente en junio de 2017, es la máxima autoridad de la Iglesia católica que afronta un juicio por presuntos abusos sexuales en la historia de esta institución.
El anuncio tiene un impacto "positivo" en las víctimas, quienes podrán apreciar que "nadie está por encima de la ley", remarcó la gerente nacional de Abusos de la fima legal Shine Lawyers, Lisa Flynn, en un comunicado.
Flynn indicó que las lecciones de este juicio son que si se hacen denuncias de abuso sexual de menores la Policía debe tratar a los acusados como tales sin reparar en el lugar donde vive, su trabajo o su religión.
El actual proceso de Pell comenzó después de que el cardenal declarara en tres ocasiones como testigo ante la comisión real que investigó la respuesta de las instituciones públicas y religiosas de Australia a los abusos sexuales de menores cometidos en su seno.
Según esa comisión, la Iglesia católica recibió quejas de 4.500 personas por presuntos abusos a menores cometidos por unos 1.880 miembros de la institución, sobre todo sacerdotes, entre 1980 y 2015, aunque algunos casos se remontan a la década de 1920.
La comisión no investigó los presuntos casos de pederastia de Pell.

jueves, 19 de abril de 2018

Ehsan Ullah Khan, el musulmán que ha liberado a un millón de cristianos esclavos


MADRID.- El pakistaní Ehsan Ullah Khan lleva 50 años liberando esclavos. «Puede que un millón», dice. Pero una de sus principales cartas de presentación es haber sido amigo, más bien un padre, para Iqbal Masih, según publica hoy Abc.

Este niño cristiano escapó del taller de alfombras en el que trabajaba desde los 4 años como pago por una deuda imposible que su familia no tuvo otro medio de zanjar. Iqbal se convirtió en un símbolo mundial contra la esclavitud infantil. El mito no murió, sino que se hizo todavía más fuerte con su asesinato, en 1995. Cada 16 de abril se conmemora en nombre de Iqbal el Día Internacional contra la Esclavitud Infantil. Según la Organización Internacional del Trabajo, la explotación laboral afecta hoy a 152 millones de menores en el mundo.
Desde Suecia, donde vive exiliado desde hace 22 años, Ehsan Ullah Khan continúa la lucha del Frente de Liberación del Trabajo Forzado Global, denunciando la existencia de trabajos forzosos en China, Bangladés o Pakistán, y ofreciendo una educación a los menores que logra liberar. De la mano de Solidaridad y Autogestión Internacionalista (SAIn), recorre hasta el 10 de mayo varias ciudades españolas para alertar sobre la complicidad de varias multinacionales europeas, entre ellas –asegura en una entrevista con Alfa y Omega– las principales compañías textiles españolas.
En 1967, aún con sus estudios de Periodismo sin terminar, se encontró en Lahore a un anciano, un católico, al que se ofreció a ayudar a cruzar la calle. El hombre hablaba un dialecto extraño para él, pero le entendió que lo que deseaba era morir. Con lágrimas en los ojos, logró hacerle entender que el dueño de su fábrica de ladrillos se disponía a vender a sus dos hijas adolescentes, a las que violaba continuamente.
Ehsan se topó con un oscuro mundo del que hasta entonces no había sospechado siquiera su existencia. En la comisaría le ignoraron, así que se presentó ante la comandancia con otros 100 compañeros de estudios, amenazando con organizar un escándalo mediático si la Policía no intervenía.
La noticia de la liberación de las chicas se expandió como la pólvora. Dos días después, unas 60 personas desarrapadas y con rostro triste se presentaron en su universidad para buscarlo. Así nació el del Frente de Liberación del Trabajo Forzado.
Pronto averiguó que se enfrentaba a enemigos muy poderosos con vínculos en las principales instituciones del país. Sus efectivos, una tropa de harapientos iletrados, en su mayoría cristianos. «No se les permitía ir a la Iglesia, no tenían ningún derecho, ni siquiera el de ver a sus mujeres y a sus hijos. 
La sociedad los consideraba ladrones, personas despreciables». Todavía hoy les siguen llamando shura (mierda), porque uno de los trabajos a los que se relega es limpiar letrinas. Ese es también el nombre con el que muchos en Pakistán se refieren a Ehsan, estigmatizado por su amistad con los cristianos.
Hubo también muchos musulmanes que se pusieron de su parte. Comenzando por sus padres, su principal sostén económico durante la primera etapa de su lucha, hasta que su histórica victoria en el Tribunal Supremo –que en 1988 prohibió el pesghi o la servidumbre por deudas– le proporcionó notoriedad internacional y pudo obtener apoyos hasta entonces impensables. 
«Mi madre –recuerda Ullah Khan– solía hacer comida para las personas, casi todas cristianas, que venían a verme de noche, porque estaban demasiado asustadas para hacerlo de día. Mis padres eran buenos musulmanes, pero me decían que la humanidad es lo primero».
Gracias a aquellos cristianos que no sabían leer ni escribir, Ehsan conoció la Biblia. Un hombre le contó la historia de cómo Moisés liberó a los esclavos en Egipto, transmitida en su familia de generación en generación. Recurrió a un pastor cristiano, «no muy instruido», que no supo darle una explicación, hasta que por fin se hizo con una Biblia. «La habré leído unas 100 veces, más que el propio Corán», dice. 
El libro del Éxodo fue, en particular, una gran inspiración para él. «Me sorprendió que, aunque hubieran pasado mil años, la situación de explotación y esclavitud era la misma». Y además sus harapientos «se convirtieron en poetas, empezaron a hacer sus propios himnos, inspirados en la Biblia».
Todos esos éxitos le obligaron a pagar un duro precio personal «porque estaba cuestionando un modelo económico esclavista». Le encarcelaron doce veces y sufrió torturas en prisión. En la calle ha estado varias veces a punto de morir asesinado. Hasta que llegó el exilio, mientras se encontraba en Ginebra hablando del crimen perpetrado contra Iqbal Masih pocos días antes.
En Europa, encontró al principio «gente muy buena y muy sensible» a su causa, «pero cuando empecé a abrir más los ojos, descubrí que los europeos no están dispuestos a parar lo que están haciendo sus empresas», las que alimentan la cadena criminal de la explotación laboral en los países del sur.
De quien, en cambio, espera mucho es del Papa Francisco. «Está mostrando realmente aspectos de la Biblia que estaban ocultos a la gente y que ya era hora de exponer», dice. «La esclavitud infantil es uno de ellos».

Francisco está usando a los comunistas, no al revés / Jason Morgan *

Cuando Jorge Mario Bergoglio fue elegido Supremo Pontífice en marzo de 2013, el mundo parecía esperar un ablandamiento del estilo cristalino e intelectual del papa Benedicto XVI. Inicialmente, las varias meteduras de pata y errores del nuevo papa Francisco parecían un enfoque más relajado del papado. Yo y muchos otros etiquetamos a Francisco como un “peso pluma” mental y teológico, un simplón afable cuyo papado sería mucho más sobre abrazar niños y lavar los pies de los fieles, y mucho menos acerca de publicar encíclicas y vadear en la arena del debate con los académicos seculares.

Conforme pasaba el tiempo, un patrón surgió. Francisco no era el tonto sonriente que parecía. Él era, y sigue siendo, un hombre fríamente calculador que usa sus llamados “lapsus linguae” para confundir a la oposición conservadora dentro del Vaticano y para debilitar todo intento de frenarlo. Francisco no es ningún tonto. Él es maquiavélico y nos ha traído como tontos por cinco años.

¿Y quién es este “Papa dictador”, qué es lo que desea? Debería estar claro ahora que Bergoglio es el modernista por excelencia, es decir, un heresiarca que parece no tener ningún sagrado dogma católico. Para Francisco todo es juego limpio, lo termina todo diciendo que “el tiempo es más grande que el espacio” (Traducción: Haré un desorden, pero alguien más tendrá que limpiarlo). Pero Francisco no es un elefante en una tienda de porcelana, es un francotirador de un gran alcance. Escoge sus objetivos uno por uno. El matrimonio tradicional, golpeado por una pequeña nota al pie de página de un documento pobremente escrito. 

La inconfundible enseñanza contra la sodomía, abatida por cinco pequeñas palabras pronunciadas, aparentemente sin pensar, en un avión. El Concilio de Trento, asesinado por una estampilla postal. Incluso el infierno parece que ha sido echado del cuadro del dogma. Y la lista sigue y sigue. Francisco no es un bufón perdiendo el tiempo rompiendo cosas en la capilla, está destruyendo sistemáticamente todo lo que queda de la Iglesia que Cristo fundó. Él es, en una palabra, el Modernismo ejemplificado.

De todas las barbaridades de Bergoglio contra el Magisterio, ninguna ilustra tan claramente su plan para acabar al catolicismo como su continua y lenta metedura de pata con el Partido Comunista Chino ¿Cómo puede ser el papa Francisco tan ingenuo? Lo leemos una y otra vez, ¿qué no sabe de lo que los comunistas son capaces?, ¿qué no recuerda al cardenal Mindszenty, al padre Walter Ciszek, al patriarca Tikhon, la Guerra Civil Española o Vietnam?, claro que lo hace. El trato que está siendo a duras penas conseguido entre Pekín y el Vaticano no es un temerario intento de un pontífice generoso para salvar a la Iglesia de China, es un paso para acabarla.

No es una hipérbole decir que, incluso incluyendo a los primeros cristianos, pocos han sufrido por la Fe tanto como los fieles chinos. Mis fuentes dentro de la República Popular me cuentan sobre Obispos desaparecidos, párrocos arrestados, iglesias confiscadas, persecuciones policiacas, vigilancia, intimidación y difamación. Apenas es necesario recurrir al espionaje para saber lo que el gobierno chino le hace a los católicos o a cualquiera que está en desacuerdo con el partido. Cuando Guangcheng, el abogado chino ciego que fue forzado al exilio por tratar de que el gobierno chino dejara de aplicar brutales abortos forzados a los nueve meses de embarazo a las mujeres que habían violado la “política de un hijo”, dice desde su nuevo hogar en los Estados Unidos que Francisco no debería nunca firmar el trato que están negociando. 

El cardenal Joseph Zen Ze-kiun, el héroe de Hong-Kong que repetidamente ha hablado públicamente para desafiar los designios de Pekín sobre uno de los últimos asentamientos con relativa libertad en Asia continental, ha instado a Francisco a que deje de negociar con las autoridades comunistas. Sitios de internet en los EU y Europa están llenos de artículos y ensayos implorando al Vaticano que pelee contra Pekín y no rendirse ante él. Steven Mosher, el experto sobre China que dirige el Instituto de Investigación de la Población que es pro-vida, ha dicho por décadas que China es el más grande agresor en el planeta contra la Fe católica y contra la más fundamental dignidad humana.

Pero las cosas le parecen distintas a Bergoglio. No le tiene utilidad a tan razonable consejo. Precisamente lo que es irritante de estos católicos chinos es que son católicos. Los católicos que permanecieron en la Iglesia legítima y clandestina – y que no acudió con la iglesia farsante con clero nombrado por el Partido Comunista – han conservado la Fe. Son verdaderos creyentes. Constantemente se encuentran con el martirio por su fidelidad. Francisco quiere cortar esto de raíz.

¿Qué desea entonces?, ¿qué es lo que desean todos los modernistas? Francisco quiere poner un alto a la religión revelada y hacer a la Iglesia un apéndice del Estado. Es un globalista común y corriente que piensa que un Gobierno Mundial resolverá todos los problemas de la humanidad (El Globalista Extraordinario y sumo sacerdote del lobby abortista Jeffrey Sachs ha sido el frecuente invitado de Francisco en el Vaticano, de modo seguido ha encabezado eventos con el Santo Padre e incluso ha sido anfitrión de vez en cuando). Cuando el Teniente de Francisco, el obispo del Vaticano Marcelo Sánchez Sorondo, dijo que China era “la mejor implementando la doctrina social de la Iglesia” no estaba bromeando. Y no está solo, Francisco – que no dijo nada en público para reprender o contradecir a Sorondo – está completamente de acuerdo con él.

En la, “oficial y aprobada por el gobierno”,  falsamente católica iglesia de Nanjing. El letrero en el frente de la Iglesia promociona las actividades patrióticas que ahí se llevan a cabo, incluyendo el construir  los “valores socialistas centrales” e inculcar el “patriotismo”. No hay mención de Jesús o los sacramentos, pero la piedra pilar en la parte inferior central es un bangmu, en este caso el tótem huabiao erigido frente a la Puerta de la Paz Celestial en Pekín (la misma Puerta de la Paz Celestial donde el Ejército Popular de Liberación abrió fuego con ametralladoras y tanques contra una multitud de civiles no armados en 1989).

Representa el poder del emperador, tradicionalmente conocido en China como “el hijo del cielo” y, por extensión, el poder del Estado. El simbolismo es perverso y completamente intencional. La Cruz de Cristo, donde la esperanza de un mesías político murió para siempre (o al menos así debió ser), es remplazada por un tótem con apariencia de cruz para deificar esa forma de gobierno. 

Así como Francisco ha convertido al Vaticano en un apéndice del marginal y radicalmente anti-humano movimiento ecologista, y se ha puesto de modo fidedigno del lado marxista en cada debate político en el que entra, quiere expandir a la Iglesia como una sierva de la franquicia del socialismo mundial en China, la cual abiertamente carga con esa tradición leninista en el siglo XXI.

Esta vez, el trato viene con insultos y blasfemias directas contra Nuestro Señor. Una pisoteada socialista a la religión, pero con características chinas.

Apenas hace veinte años parecía que el comunismo estaba en sus últimas. Ahora, una docena de inviernos después de la muerte del Papa que dedico su pontificado a pelear contra el asesinato colectivo, una vez retirado, su sucesor está preparado para darle su bendición.


(*) (Doctor en filosofía e historia japonesa) enseña historia, política, filosofía e idioma en la Universidad Reitaku en Chiba, Japón. Estudió lengua china e historia en la Universidad de Hawaii, la Universidad de Wisconsin y la Universidad de Yunnan, en Kunming, RPC.


sábado, 14 de abril de 2018

La lucha del Papa Francisco por reformar la Iglesia mientras le acusan de hereje

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa es un hereje. Así lo afirman dos cardenales y ciertos sectores ultraconservadores de la Iglesia entre los que Francisco está levantando ampollas. Llevan más de un año amenazándole públicamente por sus exhortaciones apostólicas. No pueden tolerar que ahora las personas divorciadas vueltas a casar puedan comulgar, como ha permitido el Amoris laetitia

Para ellos es como si la Iglesia aceptara el adulterio como un comportamiento aceptable dentro de su fe, de ahí que en sus textos públicos los altos mandos de la curia vaticana afirmen que es un "derecho y deber" de los fieles pararle los pies al Papa cuando se desvía de los preceptos católicos.
Lo del divorcio no es lo que realmente molesta: estos grupos críticos con el revisionismo moral, aunque significativos, no son demasiado mayoritarios. 
Al Papa Francisco, al que en los cinco años que lleva de papado hemos visto en multitud de ocasiones proclamar consignas juanpablistas y hasta socialistas, también se cargó hace poco la importantísima Orden de Malta y a los franciscanos de la Inmaculada, agrupaciones históricas marcadas por el escándalo (escándalo social, paradójicamente) pero que siguen manteniendo un enorme poder. Es ahí donde se toca hueso.
44 cardenales afines en sólo tres años: Francisco ha colocado ya a un tercio de cardenales propios de los 120 purpurados electores. Su idea es clara, busca personalidades con una ideología eclesiástica alineada con la suya, con ímpetu renovador de la Iglesia. El nuevo papa tiene ya bastante control del colegio cardenalicio. ¿El objetivo? Poder influir en la decisión de su sucesor, otro reformista como él. El tiempo corre en su contra: Bergoglio tiene ya 81 años.
El cambio viene de lejos: de hecho, esto es lo que se especuló cuando el cónclave dio el sí por primera vez en 13 siglos de historia a un papa de fuera de Europa, de perfil relativamente bajo. Se le conocía como callejero, humilde. Justo lo que esperaban que hiciera Ratzinger antes de que se desvelase como un teólogo demasiado centrado en los textos y menos en la nueva imagen que la Iglesia católica debe proyectar en el contexto mundial actual para sobrevivir.
Y es necesario: aunque el cristianismo sigue siendo la fe más defendida en el planeta, los musulmanes están a unas pocas décadas de sobrepasarles en las encuestas. El problema no son sólo los bautismos: en el mundo occidental cada vez porcentajes más y más pequeños son los que se comprometen activamente con la fe cristiana. Aunque la tradición de los ritos se mantenga, la cultura católica se muere.
Francisco está reformando en serio. Ha cambiado el acercamiento de la Iglesia al tema de la homosexualidad (está a favor de las uniones, siempre y cuando no se denominen “matrimonio”), ha introducido a las mujeres en puestos de mayor responsabilidad y relevancia dentro de la arquitectura eclesiástica y está buscando acercarse a países del este, de ahí que haya viajado a Bangladesh y a Myanmar y esté deseando que le inviten a China. También está, como hemos visto, lo de los divorciados, lo del cambio climático e incluso su crítica al sistema capitalista.

viernes, 6 de abril de 2018

“Gaudete et Exsultate”, nueva exhortación del Papa Francisco

CIUDAD DEL VATICANO.- El Vaticano acaba de anunciar la publicación el próximo lunes 9 de abril de la nueva exhortación apostólica de Papa Francisco: “Gaudete et Exsultate”. Se trata de una exhortación que versa sobre la llamada a la santidad en el mundo contemporáneo.

 La presentación tendrá lugar en el Vaticano y será realizada por el arzobispo Angelo De Donatis, Vicario general de Su Santidad para la Diócesis de Roma; Gianni Valente, periodista y Paola Bignardi, de Acción Católica.
Se trata del quinto documento de alto rango publicado por el el Papa Francisco. Los otros cuatro textos son las encíclicas «Lumen fidei» (29-6-2013) y «Laudato si» (24-5-2015) y las exhortaciones apostólicas «Evangelii gaudium» (24-11-2013) y «Amoris laetitia» (19-3-2016).

domingo, 1 de abril de 2018

El Papa Francisco preside la misa del Domingo de Resurrección en la plaza de San Pedro del Vaticano


CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa ha presidido hoy la misa del Domingo de Resurrección en la plaza vaticana y ha pronunciado una homilía de manera espontánea, sin leer ningún discurso escrito. Ha hablado de dos conceptos, la «sorpresa del anuncio» de Jesús resucitado y «la prisa» de la gente que acudió al sepulcro para comprobar efectivamente que ya no estaba.

Y ha concluido con una pregunta a los presentes para invitarles a reflexionar. «Tengo el corazón abierto a las sorpresas de Dios, soy capaz de andar con prisa o siempre estoy con esa cantinela de 'mañana veré'. Qué me dice a mí la sorpresa (...). La pregunta (es) 'y yo, hoy, en esta Pascua de 2018, yo qué, tú qué'?», dijo.
La misa del Domingo de Resurrección comenzó a las 10.00 horas (08.00 GMT) con el canto del "Resurrexit", que conmemora el regreso de Cristo, y a ella asistieron representantes de la Iglesia católica y decenas de miles de fieles de diversas partes del mundo. La plaza de San Pedro amaneció decorada con miles de flores procedentes de Holanda, tal y como se hace desde 1985, año en el que un florista holandés decidió realizar esta ofrenda floral al Vaticano cada Domingo de Resurrección.
Convertida en un improvisado y extraordinario jardín, lució unas 60.000 flores y plantas, entre ellas 900 ramos de orquídeas verdes, símbolo de esperanza y paz, pero también 6.000 jacintos, más de 13.000 narcisos, 3.000 rosas, 500 lirios y 20.000 tulipanes. Francisco concluyó así los ritos de la Semana Santa y mañana rezará desde el palacio apostólico vaticano el Regina Coeli, la oración que sustituye al Ángelus en tiempo de Pascua.
Luego, ha leído su mensaje de Pascua y ha impartido desde la logia central de la basílica de San Pedro la tradicional bendición 'Urbi et Orbi'.
Su discurso, cargado de mensajes en favor de la paz y del diálogo, ha condenado las «injusticias y violencias», la «miseria y exclusión», el «hambre» la «falta trabajo», el rechazo social hacia «los refugiados», «las víctimas del narcotráfico, de la trata de personas y de las distintas formas de esclavitud» actuales.
Ha citado también la península coreana, donde ha deseado que «las conversaciones en curso promuevan la armonía y la pacificación de la región» y ha pedido a los responsables que «actúen con sabiduría y discernimiento para promover el bien del pueblo coreano y construir relaciones de confianza en el seno de la comunidad internacional».
Espera que haya paz en «Tierra Santa, que en estos días también está siendo golpeada por conflictos abiertos que no respetan a los indefensos, para Yemen y para todo el Oriente Próximo». Y ha condenado el hambre, los conflictos y el terrorismo en África, con una mención especial a Sudán del Sur y a República Democrática del Congo.
Sobre Ucrania, ha esperado que «se fortalezcan los pasos en favor de la concordia y se faciliten las iniciativas humanitarias que necesita la población» y se ha acordado de los niños que sufren por las guerras y el hambre, pero también de los «ancianos desechados por la cultura egoísta, que descarta a quien no es 'productivo'».
«Invocamos frutos de sabiduría para los que en todo el mundo tienen responsabilidades políticas, para que respeten siempre la dignidad humana, se esfuercen con dedicación al servicio del bien común y garanticen el desarrollo y la seguridad a los propios ciudadanos», ha señalado.
Francisco ha cargado contra el «exterminio» que se está cometiendo en Siria y ha pedido una solución a la crisis de Venezuela.
El Papa ha hablado de la población siria, «extenuada por una guerra que no tiene fin», y ha llamado a «todos los responsables políticos y militares, para que se ponga fin inmediatamente al exterminio que se está llevando a cabo, se respete el derecho humanitario y se proceda a facilitar el acceso a las ayudas» que la población necesita «urgentemente».
Sobre Venezuela, ha pedido que su pueblo, que «vive en una especie de 'tierra extranjera' en su propio país» encuentre «la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime, y no falten la acogida y asistencia a cuantos entre sus hijos están obligados a abandonar su patria».

sábado, 31 de marzo de 2018

El Papa lamenta en el Via Crucis que los jóvenes hereden un mundo en guerra

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco lamentó este viernes la "vergüenza" de que los jóvenes hereden en el futuro "un mundo fracturado por las divisiones y las guerras" de la generación actual, en la oración que pronunció en el Via Crucis de Viernes Santo ante el Coliseo romano.

El pontífice, como es tradición, asistió a esta ceremonia que rememora el camino de Jesús de Nazaret hacia la Cruz sumido en un profundo recogimiento desde la cercana colina del Palatino.
La cruz fue transportada por fieles, una niña discapacitada, dos monjas que huyeron de los yihadistas en Irak o una familia de sirios, entre otros, mientras se leían una serie de meditaciones que el papa este año encargó a un grupo de jóvenes estudiantes.
Una vez concluido el recorrido de la cruz, Francisco pronunció una oración en la que invocó a Cristo: "Nuestra mirada está dirigida a ti, llena de vergüenza, arrepentimiento y esperanza", indicó ante los cientos de fieles que atendían sus palabras.
"Vergüenza porque nuestras generaciones están dejando a los jóvenes un mundo fracturado por las divisiones y las guerras; un mundo devorado por el egoísmo donde los jóvenes, los débiles, los enfermos y los ancianos son marginados", denunció el pontífice.
También expresó su vergüenza "porque muchas personas, incluso algunos ministros de la Iglesia, se hayan dejado engañar por la ambición y la vanagloria, perdiendo su dignidad y su primer amor".
Francisco también destacó el arrepentimiento "que nace de la certeza" de que solo Jesús "puede salvar del mal" y curar a los hombres y mujeres "de la lacra del odio, del egoísmo, la soberbia, la avidez, la venganza, la codicia y la idolatría".
Pero, tras la vergüenza y el arrepentimiento, el papa destacó "la esperanza" de que el mensaje cristiano "continúa inspirando, aún en la actualidad, a muchas personas y pueblos y que solo el bien puede derrotar al mal, solo el perdón puede abatir el rencor".
Y recordó que, movidos por su fe, "muchos misioneros y misioneras continúan, aún hoy, retando a la adormecida conciencia de la humanidad arriesgando la vida para servir a los pobres, en los descartados, inmigrantes, invisibles, abusados, famélicos y presos".
Defendió la esperanza porque la Iglesia de Jesús, "santa y hecha de pecadores, continúa, todavía ahora, y a pesar de todos los intentos por desacreditarla, siendo una luz que ilumina y alivia".
El pontífice pronunció su oración después de asistir al recorrido de la cruz desde el interior del Coliseo romano, a cuyos pies se congregaron 20.000 fieles, según la Gendarmería vaticana, gracias a la tregua que dio la lluvia que bañó la capital durante la tarde.
Fue recibido por la alcaldesa de la ciudad, Virginia Raggi, y el lugar estuvo protegido por una alta presencia policial y fuertes medidas de seguridad, que llevaron a cortar el tráfico en los aledaños y a clausurar la parada de metro.
El recorrido de la cruz, que se divide en catorce estaciones, fue acompañado por una serie de meditaciones que establecen paralelismos entre el calvario de Cristo y situaciones cotidianas y que este año Francisco ha encargado a un grupo de jóvenes de entre 16 y 27 años.
Una decisión en línea con el deseo del pontífice de dedicar el 2018 a los jóvenes, con la convocatoria del Sínodo de Obispos del próximo octubre para abordar las nuevas vocaciones y adentrarse en los problemas e inquietudes de las nuevas generaciones.
El rito del Vía Crucis fue instaurado en 1741 por orden de Benedicto XIV, aunque su práctica cayó en el olvido con el paso del tiempo, hasta que se retomó en 1925.
No fue hasta el año 1964 cuando el pontífice y beato Pablo VI, que será proclamado santo, eligió para acoger esta ceremonia el Coliseo, símbolo de la persecución de los primeros cristianos en época romana.
Se trata de una de las celebraciones más esperadas de la Semana Santa romana, que proseguirá hoy sábado con la Vigilia Pascual y con los actos del Domingo de Resurrección, cuando el papa argentino impartirá la tradicional bendición "Urbi et Orbi", dirigida a la ciudad y al mundo.
Los ritos del Viernes Santo dieron inicio ayer por la tarde con la ceremonia en la que se rememora la Pasión del Señor, un acto cargado de simbolismo en la basílica de San Pedro en el único día del año en el que no se oficia misa en señal de duelo.
El papa, como es tradición, oró tendido en el suelo frente al Altar Mayor de una basílica poco iluminada y sin ornamentos y después asistió en silencio a las palabras de su predicador, el capuchino Raniero Cantalamessa.
Este se dirigió asimismo a los jóvenes para instarles a ir "contracorriente" guiados por Cristo y les instó a "salvar el amor humano" de la "deriva trágica" de la "posesión", a menudo "violenta y tiránica".

viernes, 30 de marzo de 2018

El Papa Francisco afirma que "el infierno no existe" y el Vaticano lo desmiente


ROMA.- El periódico italiano La Reppublica ha publicado una entrevista con el Papa Francisco en la que afirma que "el infierno no existe". Al parecer, el periodista italiano Eugenio Scalfari le preguntó al pontífice a dónde van las almas malas cuando mueren.

"No son castigados. Aquellos que se arrepienten obtienen el perdón de Dios y toman su lugar entre las filas de quienes los contemplan, pero aquellos que no se arrepienten y no pueden ser perdonados desaparecen. El infierno no existe, la desaparición de almas pecadoras existe", dijo el papa.
Sin embargo, el Vaticano desmiente lo que ha publicado el diario italiano y afirma que no se trata de una "transcripción fiel" de las palabras de Francisco.
"El Santo Padre Francisco recibió recientemente el fundador del diario La Repubblica en una reunión privada durante la Semana Santa pero sin que aquello fuera considerado una entrevista. 
Según ha informado el autor del artículo las declaraciones que se recogen no son textuales. Los entrecomillados que aparecen no se deben considerar como una reproducción fiel de las palabras del Santo Padre", afirma un comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.
La noticia se produce una semana después de la dimisión del ex prefecto de la Secretaría de Comunicaciones, monseñor Dario Edoardo Viganò, después de la polémica por la publicación parcial de una carta del papa emérito, Benedicto XVI, en que elogiaba la formación teológica de Francisco.
Los párrafos difundidos solo hacían referencia a la defensa de Benedicto XVI ante el "necio prejuicio según el cual el papa Francisco sería solo un hombre práctico sin particular formación teológica y filosófica".

jueves, 29 de marzo de 2018

El Papa afirma que la pena de muerte "no es humana ni cristiana"

ROMA.- El Papa Francisco dijo hoy, durante su visita a la prisión romana "Regina Coeli", que una pena debe estar abierta a la reinserción, por lo que la condena a muerte "no es ni humana ni cristiana".

"Cada pena debe estar abierta al horizonte de la esperanza. Por esto no es humana ni cristiana la pena de muerta. Cada pena debe ser abierta a la esperanza, a la reinserción", señaló ante los presos y funcionarios al término de su visita a la cárcel, donde ofició la misa de Jueves Santo.
"No hay ninguna pena justa sin que se abra a la esperanza. Una pena que no conlleve esperanza no es cristiana, ¡no es humana!", exclamó Francisco.
El Papa, emulando a Jesús de Nazaret en la "Última Cena", lavó los pies a doce personas, en este caso presos provenientes de distintas partes del mundo y de diferentes confesiones religiosas.
En concreto eran cuatro italianos, dos filipinos, dos marroquíes, un moldavo, un colombiano, un nigeriano y uno de Sierra Leona. Eran católicos, dos musulmanes, uno era cristiano ortodoxo y otro budista, informó el Vaticano.
Ante cada uno de ellos el pontífice se arrodilló y, con una jofaina y una palangana de plata, lavó y besó sus pies.
Durante la misa profundizó ante los presos en el pasaje bíblico que narra cuando Jesús lavó los pies a sus discípulos, "una labor de esclavo" con el que Cristo, apuntó, "quiere darnos un ejemplo de cómo debemos servirnos los unos a los otros".
Señaló que "Jesús dio la vuelta a un hábito histórico y cultural de aquella época" y dictó con su gesto que "un buen jefe, sea donde sea, debe servir".
"Yo pienso muchas veces (...) que si muchos reyes, emperadores, jefes de Estado hubieran comprendido la enseñanza de Jesús y, en vez de mandar, de ser crueles, de asesinar a la gente, hubieran hecho esto, ¡cuántas guerras se habrían evitado!", exclamó.
El Papa recomendó el "servicio" aunque haya "gente que no facilita esta actitud, soberbia, odiosa, gente que quizá desea el mal", pero puntualizó que "estamos llamados a servirles aún más".
"Hoy yo, que soy un pecador como vosotros, pero represento a Jesús, soy embajador de Jesús. Hoy, cuando me arrodillo ante cada uno de vosotros, pensad: 'Jesús ha arriesgado a este hombre, un pecador, para venir a mi y decirme que me ama'", recomendó.
Durante la misa, en el momento de dar la paz entre los fieles, el Papa dijo que, probablemente, cada uno de los presos o de los funcionarios tienen en sus corazones "sentimientos contradictorios".
"Es fácil estar en paz con aquellos a quienes queremos y con los que nos procuran el bien; pero no es fácil estarlo con quienes nos han perjudicado, con quienes no queremos, con quienes estamos en enemistad", señaló.
Por lo que solicitó a los fieles pensar "en silencio" en amigos o enemigos para pedir "la gracia de darles a todos, buenos y malos, el don de la paz".
El Papa concluyó su visita a la cárcel "Regina Coeli", a poca distancia del Vaticano, con un encuentro con algunos de los internos del Módulo VIII, reservado para detenidos por delitos de índole sexual.
De este modo, Francisco dio inicio al conocido como "Triduo Pascual", los tres días antes de Pascua y que proseguirá este viernes con la celebración de la Pasión del Señor y el tradicional "Vía Crucis" en el Coliseo romano, símbolo de la persecución de los primeros cristianos.
En la mañana de este jueves Francisco ofició también la misa Crismal y durante su homilía animó a los sacerdotes a ser "curas cercanos" y "callejeros" porque "la cercanía es la clave del evangelizador", apuntó.
"Cuando la gente dice de un sacerdote que 'es cercano' suele resaltar dos cosas: la primera es que 'siempre está' (...). Y otra es que sabe encontrar una palabra para cada uno. 'Habla con todos', dice la gente: con los grandes, los chicos, los pobres, con los que no creen... Curas cercanos, que están, que hablan con todos... Curas callejeros", opinó.

jueves, 22 de marzo de 2018

El Papa acepta la renuncia del prefecto de Comunicación por manipular una carta reservada de Benedicto XVI


CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco ha aceptado el miércoles la renuncia del prefecto de Comunicación del Vaticano, Dario Viganò, quien tardó siete días en reconocer el error de haber manipulado una carta privada de Benedicto XVI, prolongando así durante una semana el descrédito en la cúpula del sistema informativo de la Santa Sede, según la crónica del corresponsal del diario Abc de Madrid.

El error inicial del sacerdote italiano fue hacer públicos en un comunicado de la Secretaría de Comunicación del pasado 12 de marzo dos párrafos de una carta de Benedicto XVI dirigida a él, que el Papa emérito había calificado de «reservada y personal» pues incluía un comentario bastante negativo respecto al teólogo alemán Peter Hünermann, muy crítico del pontificado de Juan Pablo II.
El comunicado de Viganò presentaba una colección de once pequeños volúmenes de la Librería Editorial Vaticana sobre «La teología del Papa Francisco», a cargo de otros tantos autores. La primera imprudencia fue haber incluido dos frases de elogio de Benedicto XVI a Francisco tomadas de la misiva «reservada y personal».
En su carta del 7 de febrero, el Papa emérito aplaudía la iniciativa de la colección de libros porque ayuda a salir al paso «del prejuicio tonto de quienes consideran al Papa Francisco un hombre práctico sin especial formación teológica o filosófica».
Benedicto XVI añadía un elemento muy importante: «los once pequeños volúmenes demuestran que el Papa Francisco es un hombre de profunda formación filosófica y teológica; y ayudan, por tanto, a ver la continuidad interior entre los dos pontificados al margen de las diferencias de estilo y temperamento».
La segunda imprudencia fue acompañar el comunicado con una foto publicitaria de la colección de libros junto a la carta de Benedicto XVI, pero desenfocada de tal modo que no podía leerse el último párrafo.
Un gesto de ese estilo disminuye el interés por el contenido publicado y multiplica la curiosidad por lo que se intentaba ocultar, aparte de provocar críticas justas de intento de manipulación.
En lugar de disculparse, la Secretaria de Comunicación emitió el 17 de marzo un nuevo comunicado en el que denunciaba las «numerosas polémicas sobre una presunta manipulación censora de la fotografía», al tiempo que publicaba la carta íntegra de Benedicto XVI.
En el párrafo final, el Papa emérito lamenta que entre los once autores figure Peter Hünermann, quien promovió «iniciativa anti papales» como la «declaración de Colonia» de 1989 y «atacó de modo virulento la autoridad magisterial del Papa (Juan Pablo II), sobre todo en cuestiones de teología moral».
La Secretaría de Comunicación es el departamento vaticano del que dependen tanto la Oficina de Prensa -dirigida por el periodista norteamericano Greg Burke- como la antigua galaxia de medios de comunicación -L’Osservatore Romano, la Librería Editorial Vaticana, la Radio Vaticana, etc.- integrados ya en un organismo único multimedia que tiene dos canales: Vatican News y Vatican Media.
El departamento queda provisionalmente a cargo de su hasta ahora «número dos», el sacerdote Lucio Adrián Ruiz, hasta que Francisco nombre un nuevo prefecto.
En un gesto benevolente, el Papa ha nombrado a Viganò «asesor del departamento» para poder dar «su contribución humana y profesional» a su sucesor en esta fase de unificación de medios que habían vivido hasta el 2015 como reinos de taifas. 

domingo, 18 de marzo de 2018

El Papa Francisco pide perdón a los argentinos


BUENOS AIRES.- El Papa Francisco respondió la carta que un grupo de dirigentes y personalidades de distintos partidos políticos e instituciones argentinas le habían enviado por el quinto aniversario de su designación como Sumo Pontífice. 

Publicada por la Conferencia Episcopal Argentina, en el texto de cinco párrafos, el Papa pide perdón a quienes puedan sentirse ofendidos por alguno de sus gestos y remarca su pertenencia al país: "Ustedes son mi pueblo, el pueblo que me ha formado, me han preparado y me ha ofrecido al servicio de las personas".
Francisco destacó el hecho de que para enviarle los saludos se hayan reunido personas de distintas procedencias. Y buscó desmentir a quienes ven en sus encuentros con ciertas personalidades y decisiones una postura política. También, en ese sentido, admitió: "Puedo equivocarme como todos".
​En la nota, el Sumo Pontífice no hace ninguna referencia a una eventual visita al país, que ciertos sectores reclaman. Sí, en medio del debate sobre la legalización del aborto, pidió que todos "puedan hacer su aporte en defensa de la vida".
Aquí el texto completo de la carta:

"A las argentinas y argentinos que me expresaron su cercanía en el quinto aniversario de mi elección, quiero hacerles llegar mi afecto y gratitud. Me conmueve descubrir que, además del respetuoso saludo de las autoridades, en esta carta se hayan unido personas de diferentes procedencias religiosas, políticas e ideológicas. Así se confirma que no es imposible encontrar razones para encontrarse y que "la unidad es superior al conflicto".
"Quisiera decirles que el amor por mi Patria sigue siendo grande e intenso. Rezo todos los días por ese, mi pueblo que tanto quiero. Y a los que puedan sentirse ofendidos por alguno de mis gestos, les pido perdón. Puedo asegurarles que mi intención es hacer el bien y que a esta edad mis intereses ya tienen poco que ver con mi persona. Pero, aunque Dios me confió una tarea tan importante y Él me ayuda, no me liberó de la fragilidad humana. Por eso puedo equivocarme como todos".
"Si alguna vez se alegran por cosas que yo pueda hacer bien, quiero pedirles que las sientan como propias. Ustedes son mi pueblo, el pueblo que me ha formado, me han preparado y me ha ofrecido al servicio de las personas. Aunque ahora no tenemos el gozo de estar juntos en nuestra Argentina, recuerden que el Señor ha llamado a uno de ustedes para llevar un mensaje de fe, de misericordia y de fraternidad a muchos rincones de la tierra".​
Pido por todos ustedes, para que sean canales del bien y la belleza, para que puedan hacer su aporte en defensa de la vida y de la justicia, para que siembren paz y fraternidad, para que mejoren el mundo con su trabajo, para que cuiden a los más débiles y compartan a manos llenas todo lo que Dios les ha regalado.
Como siempre, a los que tienen fe les pido que recen por mí y a los que no tienen fe, les ruego que me deseen cosas buenas.
Con cariño de hermano y de padre, Francisco

El martes se cumplieron cinco años del momento en el que fue elegido como el máximo representante de la Iglesia Católica y dirigentes políticos del país le mandaron una carta. 
La firmaron María Eugenia Vidal, Pablo Moyano, Juan Grabois, Raúl Eugenio Zaffaroni, Victoria Donda, Esteban Bullrich, Mayra Mendoza, Verónica Magario, Gabriela Micheti, Sergio Massa, Martín Lousteau, Jorge Taiana, Pino Solanas, Felipe Solá, Wado de Pedro, Juan Carlos Smith, Héctor Daer, Sergio Palazzo, Pablo Michelli, Hugo Yasky, Leonardo Grosso, Jorge Torello, Juan Carlos Alderete, Emilio Pérsico, Daniel Menéndez, y Lucila del Ponti y Roberto Baradel, entre otros.

sábado, 10 de marzo de 2018

Muere Elías Yanes, expresidente de la Conferencia Episcopal española

ZARAGOZA.- Elías Yanes Álvarez, cardenal y arzobispo emérito de Zaragoza y expresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), ha fallecido a causa de su "continuo debilitamiento" por la edad en la noche del viernes a los 90 años en su residencia de la capital aragonesa.

Según informa el arzobispado de Zaragoza, la capilla ardiente del que fuera también secretario general y vicepresidente de la CEE permanecerá instalada en el Salón del Trono del Palacio Arzobispal, mientras que la misa y posterior sepultura tendrán lugar en la catedral basílica de Nuestra Señora del Pilar.
Yanes Álvarez nació en la localidad tinerfeña de Mazo el 16 de febrero de 1928. Fue ordenado sacerdote el 31 de mayo de 1952, en el Congreso Eucarístico de Barcelona. Además, fue obispo auxiliar de Oviedo (1970-1977) y arzobispo de Zaragoza (1977-2005). El papa Juan Pablo II aceptó su renuncia el 2 de abril de 2005.
En la CEE ha sido secretario general (1972-1977), presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis (1978-1987); vicepresidente (1987-1993) y presidente (1993-1999). También fue miembro del Comité Ejecutivo (1999- 2005).

Los españoles ponen un notable al Papa Francisco en sus cinco años de pontificado

MADRID.- Los españoles ponen una nota de 7,1 puntos sobre 10, un notable, al Papa Francisco por sus cinco años de pontificado, según una encuesta titulada ‘Cómo ven los españoles al Papa Francisco’ elaborada por NC Report para la revista Vida Nueva.

La encuesta, realizada a un total de 600 personas, pone de manifiesto que los españoles consideran que Francisco es valiente (cualidad citada por un 95,3 por ciento de los entrevistados), inteligente (94,6 por ciento), cercano (94,3 por ciento) y progresista (73,6 por ciento).
Además, un 71,7 por ciento de los encuestados considera que el principal logro del Pontífice es la lucha contra los abusos sexuales dentro de la Iglesia; un 62,3 por ciento destaca su defensa de los pobres, migrantes y refugiados; y un 50,3 por ciento, la acogida a los homosexuales.
Atendiendo a la imagen de la Iglesia católica, un 63,2 por ciento considera que el Papa argentino ha mejorado la imagen de la institución en estos cinco años, un porcentaje que desciende hasta un 57,1 por ciento entre los jóvenes.
Asimismo, el 55,2 por ciento de los encuestados cree que Francisco está provocando una revolución en la Iglesia, una percepción que aumenta en el caso de los no creyentes (60 por ciento).
Por otro lado, la encuesta revela que casi ocho de cada diez jóvenes españoles de entre 18 y 29 años se irían “de cañas” con el Papa Francisco, un porcentaje que desciende hasta un 66,5 por ciento entre los encuestados de todas las edades.

miércoles, 7 de marzo de 2018

El papa Pablo VI y monseñor Romero serán proclamados santos


CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco promulgó hoy el decreto por el que se reconoce un segundo milagro por la intercesión de Pablo VI, por lo que será proclamado santo, informó la oficina de prensa del Vaticano.

Aunque no se comunicó la fecha, su canonización podría celebrarse a finales del próximo mes de octubre en Roma, al final del Sínodo de Obispos sobre los Jóvenes, convocado del 3 al 28 de octubre, según adelantó el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin.
Pablo VI, cuyo pontificado fue de 1963 a 1978, creó el Sínodo de Obispos, las asambleas de los prelados llegados de los cinco continentes al Vaticano.
Unas reuniones indicadas durante el Concilio Vaticano II, convocado por Juan XXIII y celebrado desde 1962 a 1965, y que fue justo el papa Giovanni Battista Montini quien se encargó de su última etapa y clausura.
Pablo VI será el tercer papa que canoniza Francisco, después de san Juan XXIII y san Juan Pablo II.
La beatificación de Pablo VI también la autorizó y celebró el papa argentino el 19 de octubre de 2014 en una misa que fue la ceremonia de clausura del Sínodo extraordinario sobre la familia.
Además de concluir y defender el difícil Concilio Vaticano II, el 15 de septiembre de 1965 instituyó, con el "motu proprio" llamado "Apostolica sollicitudo", el Sínodo de obispos para ayudar al pontífice a realizar su tarea de gobierno en la Iglesia universal.
Fue el primer papa viajero, y por tanto el primero en visitar Tierra Santa, y emprendió viajes por los cinco continentes.
Sufrió un atentado, en 1970, cuando un pintor boliviano le hirió con dos puñaladas a su llegada al aeropuerto de Manila.
La camiseta ensangrentada fue la reliquia que se expuso en la ceremonia de beatificación celebrada en la Plaza de San Pedro.
Pablo VI es considerado también el papa del diálogo y la reconciliación entre las diferentes Iglesias.
Y prueba de ello fue el histórico gesto del abrazo con el entonces patriarca Atenagoras, abriendo el camino de reconciliación entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa, después de más de 500 años del cisma de Oriente.
A él se debe la "Humanae Vitae", que incluía la postura de la Iglesia católica hacia el aborto, sobre el control de la natalidad y los métodos anticonceptivos.
El primer milagro atribuido a la intercesión de Pablo VI, y que le permitió ser beatificado, fue la curación de un feto en los primeros años de la década de los 90 del pasado siglo en California, después de que se diagnosticase que tenía graves problemas cerebrales, pero la madre se negó a abortar y el niño nació sin problemas.
El milagro reconocido en esta ocasión, según han explicado algunos medios, es el de Amanda, una niña nacida el 25 de diciembre de 2014 en Verona (Italia), con apenas 24 semanas de gestación, pero que sobrevivió.
A las 13 semanas la placenta se rompió vaciándose de líquido amniótico por lo que los médicos le aconsejaron abortar, pero la madre se negó y continuó su embarazo.
 La Santa Sede acaba de anunciar también que el Papa Francisco aprobó los milagros que servirán para consagrar la santidad del arzobispo mártir de El Salvador, Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, conocido como monseñor Romero.
En el caso de Romero, se barajan tres escenarios para su canonización. El primero, el más deseado por los salvadoreños, en San Salvador. El Papa, así, visitaría tierra martirial, y podría servir para la beatificación del maestro de Romero, Rutilio Grande y, tal vez, para reivindicar el martirio de Ellacuría y los jesuitas de la UCA.
El segundo, que al parecer cuenta con más posibilidades, que sea en enero de 2019, durante la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá. No hay que olvidar que fue Francisco quien nombró al arzobispo salvadoreño patrono de las JMJ, y su canonización, ante jóvenes de todo el planeta, supondría la universalización de su figura,y de su ejemplo.
El tercero, el más clásico, pero también significativo, sería una ceremonia en la plaza de San Pedro. Resultaría curioso que un arzobispo que no contó con las simpatías del Vaticano de Wojtyla (algunos acusan a esa Roma de no hacer nada por evitar las amenazas contra Romero), fuera canonizado en el centro de la Iglesia.
Sea como fuere, ya es oficial: el Papa ha aprobado los milagros para canonizar a Romero y Pablo VI. 
El de Romero es la curación de un cáncer irreversible de la feligrés Cecilia Maribel Flores. El de Pablo VI milagro aprobado tiene que ver con Amanda, una niña que se encontraba en el viente de su madre.