miércoles, 3 de octubre de 2018

Un gran tapiz, representando a San Miguel, preside la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, desde ayer martes


CIUDAD DEL VATICANO.- La Plaza de San Pedro se encuentra desde ayer presidida por un tapiz del arcángel San Miguel, en el que éste está representado, como es habitual, atacando al Demonio.

Como en los grandes acontecimientos, fiestas o canonizaciones, unos tapices han sido colgados de la imponente fachada de la Basílica de San Pedro. En esta ocasión, cuando se inicia el sínodo de los jóvenes, se ha colgado uno en el que se representa al arcángel San Miguel, príncipe de la milicia celestial. El otro tapiz representa a San José, padre de Jesucristo.
Recordemos que el Papa ha pedido que este mes de octubre se invoque la intercesión de San Miguel para que proteja a la Iglesia de los ataques del demonio que intenta dividirla. Concretamente pidió que se rezara el Rosario, y al final del mismo dos oraciones. El Sub Tuum Praesidium, que es el himno más antiguo que se conserva en el que se trata a la Virgen como Madre de Dios. Y la oración a San Miguel, escrita por el Papa León XIII.
No es el primer ‘gesto’ de este Papa con el arcángel San Miguel, ya que en 2013, nada más empezar el pontificado, Francisco inauguró y bendijo una estatua al príncipe de la milicia celestial en plenos Jardines Vaticanos, a la que acudió Benedicto XVI. Como explicó el entonces portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, además de inaugurar el monumento el Papa procedió a la consagración del Estado de la Ciudad del Vaticano a San José y a San Miguel Arcángel, según Infovaticana.

La invocación “Sub Tuum Praesidium”:

Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro, ¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!

La oración escrita por León XIII:

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén. 

martes, 2 de octubre de 2018

Denuncian por pederastia a 300 curas italianos en los últimos 15 años

ROMA.-La asociación italiana Rete l'Abuso de víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos denunció este martes en Roma que en Italia ha habido 300 casos de curas denunciados por abusar de menores en los últimos quince años.

Así lo aseguró el presidente de esta asociación, Francesco Zanardi, en un encuentro con la prensa extranjera en Roma, donde señaló que de estos 300 casos, solo entre 150 y 170 curas han sido condenados de forma definitiva en el país.
Matthias Katsch, víctima de abusos y fundador de la asociación Eckiger Tisch, cifró "entre un 5% y un 7% de sacerdotes los que son pederastas" y afirmó que casos de abusos a menores por parte de religiosos se han destapado en muchos países, pero no en Italia, lo que no significa que "haya razones para pensar que esto no existe".
Zanardi nombró además cuatro casos recientes de sacerdotes presuntamente pederastas y que, dijo, eran conocidos por el papa Francisco, que no ha intervenido de momento.
"El balance que hacemos del pontificado de Francisco es desastroso. Vemos que está siendo atacado en distintos países. En Italia hay cuatro casos que han pasado todos por sus manos. Vemos que el papa habla de tolerancia cero, pero que luego esta tolerancia cero no se aplica", criticó.
En esta línea, también condenó el silencio que impera en Italia sobre esta cuestión y el desinterés, en su opinión, que tienen los medios para investigar casos de abusos por parte de sacerdotes. 
"En Italia no creo que tengamos un caso 'Spotlight', o si lo hay lo veo muy lejano", subrayó, en referencia a la película que recrea la investigación de unos periodistas que destaparon numeroso abusos de sacerdotes católicos en Boston.
Zanardi condenó que sea la Iglesia católica, y no las autoridades judiciales de los distintos países, la que gestione los escándalos de abusos porque, apuntó, no acaban siendo juzgados, sino tapados para evitar que su imagen se vea enturbiada. 
"¿Por qué la Iglesia (católica) tiene que gestionar los delitos de pederastia? Deberían ser gestionados y juzgados por la magistratura de los países en los que se cometen", valoró.
Finalmente, Katsch deseó que la Iglesia católica abra un debate amplio en su seno para estudiar realmente cómo hacer de ella "un lugar seguro para los niños". 
"Necesitamos víctimas disponibles para hablar y también una sociedad disponible para escuchar", dijo.
A su juicio, lo que necesita ahora la sociedad es acciones por parte de la Iglesia católica, para que demuestre que no hay espacio para los abusos a niños por parte de religiosos.
"Lo que echamos de menos son acciones. La casos de abusos sexuales se han desarrollado desde hace décadas. El papa Francisco tiene la labor de tomar decisiones. Este es el tiempo de las acciones", concluyó.

sábado, 29 de septiembre de 2018

El Papa pide rezar el rosario en octubre para proteger a la Iglesia de ataques del diablo

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco invitó a todos los fieles a rezar el rosario durante el mes de octubre para proteger a la Iglesia de los "ataques del diablo" y hacerla más "consciente de su culpa, de los errores, de los abusos cometidos en el presente y el pasado".

La oficina de prensa del Vaticano comunicó hoy esta petición del pontífice para que la Virgen "ponga a la Iglesia bajo su manto protector y la proteja de los ataques del maligno, el gran acusador, y la haga más consciente de su culpa, de los errores, de los abusos cometidos en el presente y en el pasado y se empeñe en combatir sin vacilaciones para que el mal no se imponga".
En una nota se explicó que antes de viajar a los países bálticos la pasada semana, Francisco se reunió con el director internacional de la Red Mundial de Oración, Fréderic Fornos, quien le pidió difundir a los fieles de todo el mundo esta intención de oración.
El papa argentino también pide que el rosario concluya con la oración que escribió el papa León XIII dedicada al arcángel San Miguel Arcangel para la protección del diablo.

El Papa reflexionará sobre si las redes sociales son una "verdadera comunidad"

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa reflexionará en su próximo mensaje para la Jornada Mundial de la Comunicación de 2019 sobre si se puede entender como una "verdadera comunidad" quienes interactúan a través de las redes sociales.

Así lo explicó hoy el Vaticano al comunicar el título del mensaje para la Jornada Mundial de la Comunicación elegido por el papa, que será: "Somos miembros los unos de los otros".
"El tema subraya la importancia de restituir a la comunicación una perspectiva amplia, fundada sobre la persona; y pone el acento en el valor de la interacción, entendida siempre como diálogo y oportunidad de encuentro con los demás", se lee en la nota.
"Se solicita así una reflexión sobre el estado actual y sobre la naturaleza de las relaciones en Internet, para volver a comenzar desde la idea de comunidad como red entre las personas en su totalidad", se añade.
El mensaje del papa reflexionará sobre como algunas tendencias predominantes en el llamado "social web" nos sitúan de hecho ante una pregunta fundamental: ¿hasta qué punto se puede hablar de verdadera comunidad frente a las lógicas que caracterizan algunas 'communities' (comunidades) en las redes sociales?".
En su primer Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, en 2014, Francisco hizo un llamamiento para que Internet fuese "un lugar rico en humanidad: no una red de cables, sino de personas humanas".
"La elección del tema del Mensaje de 2019 confirma la atención del Papa Francisco hacia los nuevos ambientes comunicativos y, en especial, hacia las redes sociales, en las que el Pontífice está presente en primera persona a través de la cuenta @Pontifex en Twitter y el perfil @Franciscus en Instagram", se destaca en el comunicado.

El Papa dice que la falta de legalidad y seguridad perjudica a los migrantes

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco indicó hoy que los más perjudicados por la falta de legalidad y seguridad en los países son los más débiles, incluidos los migrantes, en un discurso ante la Asociación Nacional de la Policía de Italia.

"Cuando faltan la legalidad y la seguridad son los más débiles los primeros perjudicados, porque tienen menos medios para defenderse y mantenerse a sí mismos. De hecho, toda injusticia golpea en primer lugar a los más pobres, y a todos aquellos que de diversas maneras pueden ser llamados los últimos", dijo Francisco a miembros y dirigentes de la Policía nacional.
Recordó entonces que entre "los últimos" del mundo están quienes "abandonan sus tierras a causa de la guerra y la miseria y deben empezar de cero en un contexto totalmente nuevo".
"Estén cerca de los últimos cuando intenten prevenir la delincuencia y trabajar contra el acoso y el fraude", les invitó.
Para el papa, "el bien de una sociedad, de hecho, no viene dado por el bienestar de la mayoría ni por el respeto de los derechos de casi todos" sino "por el bien de la colectividad como un conjunto de personas, de modo que, si alguien sufre, todos sus miembros sufren con él".
Francisco señaló también que es necesario tener siempre presente la introducción de los valores de la solidaridad y de la paz.
La audiencia se celebró en el día del Arcángel San Miguel, patrón de la Policía Nacional italiana, y en el Vaticano se celebró una misa a la que acudió el ministro del Interior, Matteo Salvini, quien no estuvo presente en el encuentro con el papa.

domingo, 23 de septiembre de 2018

El papa rinde homenaje a los judíos exterminados en Lituania

VILNA.- El papa Francisco recordó este domingo a los judíos exterminados en Lituania ante el monumento a las víctimas del gueto de Vilna, liquidado hace 75 años, un breve alto en el camino de su visita obtenido por la comunidad judía lituana tras mucha insistencia.

Durante su segunda jornada en la católica Lituania, en el marco de su gira por los Países bálticos, el papa aludió a los sufrimientos pasados por el conjunto de la población, bajo el yugo de los nazis primero y de los soviéticos después, al visitar también una antigua sala de torturas del KGB.
Ante el memorial de las víctimas del gueto de Vilna, un sencillo bloque de piedra, el papa depositó un ramo de rosas amarillas y rezó en silencio.
Después estrechó la mano de la responsable de la comunidad judía, Faina Kukliansky, quien logró que Francisco incluyera esta etapa en su visita, tras "cinco meses de negociaciones" con el episcopado, el Vaticano y organizaciones judías internacionales.
"No entiendo lo que sucedió. Antes de organizar una visita de Estado, hay que examinar el calendario de las conmemoraciones previstas en esas fechas. En este caso, el 75º aniversario de la liquidación del gueto de Vilna", explicó este domingo.
Una sobreviviente del gueto de Vilna, Fania Brancovskaja, de 96 años, prefirió ir este domingo al museo memorial de Paneriai, un barrio de Vilna en el que los alemanes exterminaron a cientos de miles de personas, la gran mayoría de ellas judíos.
"Creo que es muy importante que el papa rece por las víctimas de los nazis, ya que hay gente en el mundo que cree que el exterminio es un invento de los judíos", señaló.
"Es un mensaje moral poderoso, no sólo para los judíos asesinados en Vilna, sino para todos los nuestros muertos en diferentes países", añadió la anciana, única sobreviviente de una gran familia judía.
Por la mañana, el papa ya había puesto el foco en un pasado trágico, durante una visita a Kaunas, segunda ciudad del país. "Hace 75 años, esta nación presenciaba la destrucción definitiva del gueto de Vilna. Así culminaba el aniquilamiento de miles de hebreos, que ya había comenzado dos años antes", recordó con tono grave el papa ante unos 100.000 fieles católicos.
"Hagamos memoria de aquellos tiempos".
"Las generaciones pasadas habrán dejado grabado a fuego el tiempo de la ocupación, la angustia de los que eran llevados, la incertidumbre de los que no volvían, la vergüenza de la delación, de la traición", dijo.
En el mismo momento, una veintena de judíos reunidos en la única sinagoga no destruida de Vilna (de un centenar que había antes de la Segunda Guerra Mundial), enumeraba con tristeza el nombre de algunos sobrevivientes del gueto, donde murieron 70.000 personas.
Llamados "litvaks", los judíos lituanos formaban, hasta los años 1940, una comunidad de más de 200.000 miembros que hicieron florecer la literatura yiddish y la vida religiosa.
El exterminio que los nazis llevaron a cabo —con algunos colaboradores lituanos- afectó a prácticamente todos aquellos que habían convertido a Vilna en la "Jerusalén del Norte".
Los pocos sobrevivientes fueron en muchos casos ayudados por amigos lituanos, más de 800 de los cuales fueron merecedores del título de Justos entre las naciones del mundo, entregado por el Instituto Yad Vashem de Jerusalén.
En la actualidad, no quedan más que 3.000 judíos en Lituania, un país con unos 2,9 millones de habitantes.
Cuando hablan de la Segunda Guerra Mundial, los lituanos utilizan el plural para referirse a dos ocupaciones: la alemana y la soviética.
La policía política de Moscú, el KGB, tomó posesión de la prisión de la Gestapo y la empleó hasta los años 1980 para detener e interrogar a curas que se negaban a aceptar el acoso contra el clero y los creyentes.
Fue el caso de Sigitas Tamkevicius, en la actualidad arzobispo octogenario. Detenido en 1983, fue duramente interrogado por los agentes del KGB, que querían interrumpir a toda costa la redacción y difusión de un boletín clandestino sobre las persecuciones de los católicos, "Crónica", que circulaba de contrabando en Occidente y era leído por las emisoras de radio que emitían desde el extranjero.
Tras el homenaje a las víctimas del gueto, el papa se trasladó este domingo a la celda de monseñor Tamkevicius en la antigua prisión, hoy transformada en museo.

sábado, 22 de septiembre de 2018

El papa advierte desde Lituania que crecen voces que siembran conflictos e inseguridad


VILNA.- El papa Francisco llegó este sábado a Lituania, un país que recordó que "ha sufrido las ideologías totalitarias" y desde donde advirtió que ahora en el mundo "crecen voces que están instrumentalizando muchas veces la inseguridad o los conflictos".

En su primer acto de su periplo por los países Bálticos, que concluirá el 25 de septiembre, Francisco se reunió con la presidenta lituana y después pronunció un discurso a las autoridades del país.
El ejemplo de historia de Lituania y de su acogida de personas de otros países, culturas y religiones, llevó a Francisco a denunciar también las voces “que pregonan que la única manera posible de garantizar la seguridad y la subsistencia de una cultura nace buscando eliminar, cancelar o expulsar a las otras”.
Francisco había lanzado esta advertencia tras recordar la historia de Lituania, que vivió 50 años de invasión soviética y también la ocupación nazi.
Sobre todo, porque Lituania, señaló, fue un país que sufrió “los intentos de imponer un modelo único, que anulase lo diverso con la pretensión de creer que los privilegios de algunos pocos estén por encima de la dignidad de los otros o del bien común”.
E indicó que el ejemplo de diálogo y de inclusión que ha habido en el país puede “convertirse en puente de unión entre el oriente y el occidente europeo” y en “fruto de una historia madura, que como pueblo ofrecéis a la comunidad internacional y en particular a la Unión Europea”.
El resto de la jornada, Francisco lo dedicó a actos con los católicos del país, que representan cerca del 80 % de la población, mientras que en la vecina Letonia no llegan al 20 % y en Estonia son solo unos 5.000.
La etapa obligada, al igual que lo fue para Juan Pablo II hace 25 años, fue rezar el tercer misterio del rosario en el Santuario Mater Misericordiae de Vilna.
Un santuario de gran veneración en el país y que se encuentra en una de la puertas de la muralla que accedían a la ciudad, donde se colocó una imagen de la Virgen de la Misericordia, una de las llamadas vírgenes negras, y que resistió a los varios conflictos.
Al comentar que ahora, gracias a las buenas vías de comunicación, a esta santuario pueden llegar lituanos, polacos, bielorrusos y rusos; católicos y ortodoxos, instó a que “a esta facilidad para movernos de un lugar a otro” se le sumara también “la facilidad para establecer puntos de encuentro y solidaridad entre todos”.
“Para salir de nosotros mismos y darnos a los demás, acogiendo a su vez la presencia y la diversidad de los otros como un regalo y una riqueza en nuestras vidas”, pidió.
En una jornada marcada por el histórico acuerdo entre el Vaticano y China para nombrar conjuntamente los obispos, principal motivo de conflicto entre ambas partes y primer paso para restablecer relaciones diplomáticas que no existen entre 1951, Francisco continuó su jornada en Lituania con el encuentro con los jóvenes.
Congregó a miles de ellos en la plaza de la Catedral dedicada a San Estalinslao y Ladislao, y tras cantos y bailes y oír las historias de dos ellos que han sufrido grandes dificultades, pidió a los jóvenes que no se dejen abatir.
“Tantas veces este templo fue devorado por las llamas, se derrumbó y, sin embargo, siempre hubo quienes decidieron volver a levantarlo, no se dejaron vencer por las dificultades, no bajaron los brazos”, les puso como ejemplo.
Pero al mismo tiempo recordó la historia del país, ocupado durante más de 50 años por el régimen soviético y que también sufrió la invasión nazi.
“También la libertad de vuestra patria está construida sobre aquellos que no se dejaron intimidar por el terror y la desventura”, les dijo.
Con este acto y una visita privada a la catedral concluyó su primera jornada en Lituania, donde este domingo tiene previsto viajar a la otra gran ciudad del país, Kaunas, para celebrar una misa multitudinaria.

El Vaticano y China sellan un acuerdo provisional para su acercamiento

CIUDAD DEL VATICANO.- El Vaticano y China firmaron hoy un acuerdo provisional sobre el nombramiento de obispos, principal motivo de conflicto entre ambas partes, un paso histórico entre dos Estados que no tienen relaciones diplomáticas desde 1951.

Como parte del acuerdo, el Papa Francisco ha reconocido a siete obispos vivos y uno fallecido nombrados por China que hasta ahora no eran admitidos "de forma oficial" por la Santa Sede.
Tanto el Vaticano como China confirmaron este acuerdo, que fue firmado en una reunión en Pekín por el subsecretario de Relaciones de la Santa Sede con los Estados, Antoine Camilleri (en la imagen), y el viceministro de Relaciones Exteriores de la República Popular de China, Wang Chao, como jefes de las delegaciones vaticana y china, respectivamente.
Se trata de un acuerdo muy significativo porque, tal y como destacó el director de la oficina de prensa de la Santa Sede, Greg Burke, "no es el final del proceso", pero sí "el inicio" de un camino hacia la futura normalización de las delicadas relaciones bilaterales.
Los detalles no fueron comunicados, aunque Burke explicó que los fieles en China podrán "tener obispos que estén en comunión con Roma" y "al mismo tiempo reconocidos por las autoridades chinas".
En los últimos días, algunos medios habían avanzado que el Vaticano y China podrían estar trabajando en un acuerdo provisional por el que el Gobierno comunista seguiría teniendo la potestad de designar a los obispos, pero reconocería la autoridad del Papa para pronunciarse sobre estos nombramientos.
En el caso de que el pontífice rechazara a alguno de los nombres elegidos por Pekín, ambas partes iniciarían un proceso de diálogo.
Estas informaciones no fueron confirmadas por la Santa Sede, que se limitó a indicar que el entendimiento al que han llegado se refiere al "nombramiento de obispos, un asunto de gran importancia para la vida de la Iglesia (católica), y crea las condiciones para una colaboración más amplia a nivel bilateral".
Este acuerdo ha sido posible "después de un largo proceso de negociaciones ponderadas y prevé evaluaciones periódicas sobre su implementación".
Además, según el Vaticano, ambos Estados comparten la voluntad de que "este acuerdo fomente un proceso de diálogo institucional fructífero y contribuya positivamente a la vida de la Iglesia Católica en China, al bien del pueblo chino y a la paz en el mundo".
El secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin, celebró este avance y dijo que los obispos en China ahora están "en comunión con el Santo Padre".
Los lazos diplomáticos entre China y el Vaticano son oficialmente inexistentes desde 1951 por la excomunión por parte de Pío XII de dos obispos designados por Pekín, a lo que las autoridades chinas respondieron con la expulsión del nuncio apostólico, que se asentó en la isla de Taiwán.
China, por su parte, no reconoce al papa y tiene su propia Iglesia Patriótica Católica desde 1957.
Para retomar las relaciones, Pekín ha exigido en numerosas ocasiones al Vaticano que rompa sus lazos diplomáticos previamente con Taiwán, igual que hace con otros Estados, y que no "interfiera" en los asuntos internos chinos.
El nombramiento de los obispos ha dividido a ambas partes durante largo tiempo, pues la Santa Sede reclamaba que pudieran ser designados solo por el papa, mientras que Pekín los ordenaba, a través de la Iglesia Patriótica Católica de China, sin el visto bueno papal.
La Iglesia Patriótica, que no reconoce oficialmente el poder de Roma, agrupa a 5 millones de fieles, pero el Vaticano calcula que en el país hay entre 8 y 12 millones de católicos, pertenecientes a esta Iglesia Patriótica y a la clandestina, fiel al Vaticano y en ocasiones perseguida por el régimen.
En el pontificado de Francisco, las difíciles relaciones entre China y el Vaticano han visto un cierto acercamiento y ambas partes han manifestado su voluntad de mejorar sus lazos.
De hecho, el Papa Francisco ha admitido en varias ocasiones que le gustaría viajar a China y en diciembre de 2017, en el vuelo de regreso a Roma tras su viaje a Birmania y Bangladesh, comentó que esta posibilidad "haría bien a todos", aunque reconoció entonces que un periplo aún no se estaba preparando.
En 2014, durante la visita del papa a Corea del Sur, China autorizó al avión del pontífice por primera vez a cruzar su espacio aéreo, momento en el que Francisco aprovechó para enviar un mensaje al pueblo chino.
El acuerdo provisional de hoy es un avance en las difíciles relaciones entre el Vaticano y China y un éxito más en el pontificado de Francisco, que ya fue uno de los actores clave en el proceso de deshielo entre Estados Unidos y Cuba en 2014, tras más de cinco décadas de tensión.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Papa Francisco ante jóvenes franceses: "El sexo es un don de Dios, no es ningún tabú"


CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco ha explicado en un diálogo que ha sostenido con un grupo de jóvenes franceses de la Diócesis de Grenoble-Vienne (Francia), que el sexo es un don de Dios que permite dar vida y expresar el amor que se tienen un hombre y una mujer en el matrimonio.

"La sexualidad, el sexo, es un don de Dios. No es ningún tabú. Es un don de Dios, un don que el Señor nos da. Tiene dos objetivos: amarse y generar vida. Es una pasión, es el amor apasionado. El verdadero amor apasionado. El amor entre un hombre y una mujer, cuando es apasionado, te lleva a dar la vida para siempre. Y a darla con el cuerpo y el alma", ha resaltado el Papa en una audiencia que tuvo lugar el pasado 17 de septiembre, pero que se ha hecho pública este miércoles.
Francisco respondió a preguntas sobre distintos temas como el amor y la sexualidad. "Cuando Dios crea al hombre y la mujer, la Biblia dice que los dos son imagen y semejanza de Dios. Los dos por completo, no solo Adán ni solo Eva sino los dos juntos. Y Jesús va más allá y dice: 'Por esto el hombre y también la mujer, dejará a su padre y a su madre y se unirán y serán' ¿Una sola persona? ¿Una sola identidad? ¿Una sola fe en el matrimonio? Una sola carne: esta es la grandeza de la sexualidad", reflexionó.
Para el Pontífice, "se debe hablar de la sexualidad así. Y se debe vivir la sexualidad así: en esta dimensión del amor entre hombre y mujer para toda la vida" en el matrimonio.
"Es cierto que nuestras debilidades y nuestras caídas espirituales nos llevan a usar la sexualidad fuera de este camino que es muy bello, del amor entre el hombre y la mujer, pero son caídas, como todos los pecados. La mentira, la ira, la gula son pecados, pecados capitales. Pero esta no es la sexualidad del amor, es la sexualidad 'cosificada', separada del amor y usada para la diversión", añade.
El Papa también ha incidido en que "es interesante cómo la sexualidad es el punto más bello de la Creación" porque "el hombre y la mujer han sido creados a imagen y semejanza de Dios, y la sexualidad es lo más atacado por la mundanidad, por el espíritu del mal".
Por otro lado, el Papa ha lamentado que la pornografía "es una degeneración y ha denunciado que se trata de un "comercio con el que se hace mucho dinero".
"Dime, ¿Tú has visto, por ejemplo -no sé si en Grenoble hay- una industria de la mentira? No. ¿Pero has visto una industria de la sexualidad separada del amor, la has visto? ¡Sí! Se gasta mucho dinero con la industria de la pornografía, por ejemplo", ha concluido.

domingo, 16 de septiembre de 2018

Vaticano, ¿guerra civil o solo revuelta?


SANTIAGO DE COMPOSTELA.- Hace unos días el periódico norteamericano The Wall Street Journal publicó que Legatus: Ambassadors for Christ in the Marketplace, un colectivo que agrupa a los principales líderes empresariales católicos estadounidenses -su presidente es Thomas Manghan, fundador de Domino´s Pizza-, había decidido suspender el diezmo anual que destina al Vaticano. Los 820.000 dólares recaudados durante este 2018 pasarán mientras a un fideicomiso, recoge La Voz de Galicia.

No es una cantidad muy elevada en el conjunto global de ingresos que tiene la Santa Sede, pero el gesto es una señal que pone de manifiesto la frustración que ha generado en muchos católicos la lluvia de escándalos sexuales que han salpicado a la Iglesia católica en todo el mundo. Chile, Irlanda, Estados Unidos, Australia, Alemania... Unos hechos que, al mismo tiempo, parecen estar utilizando algunos de los sectores más conservadores del clero para empujar al papa Francisco a dimitir.
«Para entender o que está pasando hai que facer primeiro unha perspectiva histórica -explica el teólogo Andrés Torres Queiruga- porque a igrexa tivo unha eclosión de esperanza co Concilio Vaticano II que despois foi freada durante os dous últimos pontificados que apagaron o entusiasmo e renovación da Igrexa. Iso levou a unha parálise e a facer a institución moito máis burocrática. Agora chega un papa cun espírito que enlaza co Concilio Vaticano II, que quere volver a darlle protagonismo ao pobo de Deus, é normal que esa curia que está tan acomodada teña unha reacción de rexeitamento. Pasoulle a Xesús. El non quería fundar unha nova relixión, o que pretendía era renovar o xudaísmo. Tratar de facer unha relixión de servizo e de entrega humilde e solidaria non foi nunca fácil».

La revancha del exnuncio
Según los teólogos consultados, la prueba más evidente de ese frente conservador, que no quiere a Francisco en Roma ya desde que fue proclamado papa en el 2013, es la carta del exnuncio del Vaticano en Estados Unidos, Carlo María Viganò, un hombre cercano a Benedicto XVI, que luego fue destituido por Francisco. ¿Por qué?
 Porque es la primera vez en la historia moderna de la Iglesia que un alto cargo de la curia, además de acusar, «con ambigüedad calumniosa», como matiza Torres Queiruga, al sumo pontífice de conocer los abusos sexuales cometidos en Estados Unidos, se atreve a reclamar en público que el pontífice se vaya: «Francisco debe ser el primero en dar un buen ejemplo a los cardenales y obispos que encubrieron los abusos del cardenal Theodore McCarrick y renunciar junto con todos ellos», dice en su carta.
El documento, al que el papa no contestó para no dignificarla ni dar cancha a una corriente en la que también está el cardenal Raymon Burke, fue redactado el 22 de agosto con la ayuda del periodista conservador Marco Tosatti y publicada cuando Francisco estaba de viaje en Irlanda.
 El periodista, como comentó él mismo luego a The New York Times, trató de suavizar el texto en el que el exembajador de la Santa Sede en Washington también acusa al pontífice de proteger a la «corriente homosexual» del Vaticano. Pero más allá del desacuerdo con las políticas renovadoras llevadas a cabo por Francisco, como permitir comulgar a los divorciados o lanzar frases cómo
«¿Quién soy yo para juzgar?» al hablar de los homosexuales, el desafío lanzado por Viganò parece encerrar una revancha personal, como sugiere The New York Times. Lo que no ha revelado es su paradero. No lo ha hecho, añade el artículo del rotativo norteamericano, por temor «a su propia seguridad».
Porque ¿quién es Viganò?: «É un home que naceu nunha familia de clase alta e entrou na igrexa coa idea de facer carreira. Pero non o logrou e está frustrado porque lla cortaron. Está resentido e tenlle unha manía enorme aos homosexuais. Non só iso. Conta co apoio do Tea Party e da dereita política norteamericana», comenta Torres Queiruga.
Porque en esta guerra civil o revuelta interna -no está muy claro aún qué es- promovida desde los brazos más conservadores de la poderosa Iglesia católica norteamericana que ve tambalear su estatus con ayuda de algunos peones en el Vaticano, la política tiene mucho peso.
En España, como apunta Torres Queiruga, «os bispos máis que opoñerse ao papa non son capaces de seguilo. E máis aló de cardeal Rouco Varela e duns poucos bispos, non están contra o papa».
Una prueba del apoyo que tiene son las palabras del arzobispo de Santiago al invitar a «estar atentos a cualquier señal que Pedro pueda hacernos para ayudarle».

"Ningún sitio donde rezar", se quejan los católicos chinos

PARÍS.- Los niños tienen prohibido ir a misa, advierte un cartel en una iglesia de China, un país donde los buldóceres arrasan los lugares de culto "ilegales" y los curas -con el corazón en un puño- entregan a las autoridades una lista de fieles.

En la céntrica provincia de Henan, una de las más pobladas, los católicos son blanco de una campaña del régimen comunista para "chinificar" las religiones, así como del desarrollo inmobiliario que destruye barrios e iglesias.
Un retrato roto de Jesucristo y bancos de madera volcados bajo un montón de ladrillos es lo que queda de una iglesia de la ciudad de Puyang, antes de que la declaren "construcción ilegal".
Liu Xueshang, un campesino que se gastó todos sus ahorros en colaborar en la construcción, busca la cruz entre los escombros.
"Aquí el futuro para la iglesia es sombrío. No tenemos ningún sitio donde rezar", lamenta el anciano, cuyo templo fue demolido para hacer hueco a edificios.
Según Anthony Lam, especialista en catolicismo chino en el centro de estudios del Espíritu Santo, órgano de la diócesis de Hong Kong, la urbanización "es un pretexto para destruir iglesias".
Los 12 millones de católicos chinos se debaten entre una Iglesia "patriótica" supeditada al régimen comunista y una Iglesia "clandestina" fiel a Roma.
La iglesia de Puyang estaba registrada y era legal, lo que no ha impedido que las palas mecánicas la arrasaran sin previo aviso. "Al día siguiente, todos los fieles viejos vinieron aquí y se sentaron a llorar", cuenta Liu. La escasa indemnización no bastará para construir un nuevo santuario.
En otros lugares de la provincia, una veintena de fieles y de prelados contaron que este año la represión es tremenda. Y eso pese a que el Vaticano negocia con Pekín un acercamiento histórico.
Quitaron cruces de los campanarios, confiscaron textos y objetos religiosos y cerraron centros de preescolar.
Ahora los lugares de culto están obligados a exhibir la bandera nacional y la constitución y a eliminar los signos religiosos visibles desde los espacios públicos. Los menores de edad tienen prohibido entrar en los edificios religiosos.
En la catedral del Sagrado Corazón, en la gran ciudad de Anyang, una funcionaria de la Administración Nacional de Asuntos Religiosos dice haber venido a "inspeccionar", mientras unas 800 personas asisten a la misa del domingo.
"El catolicismo no es una religión indígena en China", afirma.
En la aldea de Zhifang, cerca de Puyang, el centro de preescolar que se encontraba en el patio de la iglesia está cerrado. "Quieren impedir que la iglesia se ocupe de la educación", comenta un responsable del pueblo bajo anonimato.
Las parroquias también han tenido que entregar información detallada sobre sus fieles y sobre eventuales "influencias extranjeras", como recogen los formularios consultados.
Transmitir estos datos es "psicológicamente muy duro para el clero, que tiene la impresión de cometer un pecado", afirma un sacerdote.
Algunos creyentes siguen atentamente las negociaciones entre Roma y Pekín, que rompieron relaciones diplomáticas en 1951, con la esperanza de que algún día los fieles de la Iglesia clandestina no tengan que esconderse.
"Esperamos que los problemas religiosos se resuelvan. Compartimos la misma fe y queremos estabilidad y unidad", asegura un creyente.
"El diálogo entre la Santa Sede y la República Popular de China continúa. Por el momento no hay nada que añadir", declara Greg Burke, portavoz del Vaticano.
Entre tanto, y a falta de un lugar de culto, algunos curas de la "Iglesia del silencio" contactaron con sus colegas de la iglesia oficial con la esperanza de hallar un sitio de oración a cambio de una supervisión, aunque sea de apariencias.
Con la rápida urbanización del país, "el espacio vital de la iglesia clandestina se reduce", afirma un cura de la Iglesia oficial. 
"Estamos en contacto con los clandestinos, para protegerlos, no para vigilarlos -explica-. Esto permite al Estado saber que no les perdemos de vista".

sábado, 15 de septiembre de 2018

El Dalái lama reconoce estar al tanto de abusos sexuales desde los años 90

LA HAYA.- El líder religioso tibetano Dalái lama reconoció este sábado, por primera vez, que estaba al tanto de los abusos sexuales por parte de maestros budistas "desde los años noventa" y que "en 1993" ya discutió el tema con líderes budistas occidentales.

En una entrevista con varios medios neerlandeses, el Dalái lama afirmó que los testimonios e historias que cuatro víctimas holandesas y belgas le hicieron llegar el pasado viernes en un encuentro sin precedentes en Rotterdam "no son nuevos" para él, porque "ya sabía todas estas cosas" desde hace varias décadas.
Además, especificó que estaba al tanto de las acusaciones contra Sogyal Rimpoché, uno de los maestros budistas más conocidos y polémicos, acusado desde 1992 de todo tipo de abusos a sus alumnos en diferentes centros de retiro en Europa, especialmente en el sur de Francia, país que le está investigando por esta cuestión.
El líder espiritual tibetano reiteró que la "autodisciplina es importante" para los maestros y que las víctimas de estas vejaciones "deben hacer públicas" sus historias, señalando la identidad de su agresor, para que así "los maestros estén preocupados por si son humillados" en público.
El dalái lama, premio Nobel de la Paz en 1989, se encuentra en una visita de cuatro días en Holanda, en la que está previsto que ofrezca varias charlas y discursos sobre enseñanzas budistas.
En Holanda, donde existen entre 50.000 y 65.000 budistas, algunos de los estudiantes eran menores de edad cuando ocurrieron los abusos, que no se limitaron a un solo templo y se registraron desde los años setenta, según una investigación de la televisión holandesa "NOS"

El Vaticano cede ante Pekín para lograr su reconocimiento

MADRID.- Revela el Wall Street Journal el inminente acuerdo entre Roma y las autoridades comunistas chinas. Pekín reconocerá al Vaticano, a cambio de que éste reconozca a obispos excomulgados de la cismática Iglesia Patriótica. Mientras, las autoridades chinas bloquean el acceso a Vatican News por Internet, según informa infovaticana.com.

Se trata de un acuerdo que deja desolados a los fieles chinos leales a Roma, que durante décadas han sufrido persecución, discriminación y martirio por no ceder e integrarse en la falsa iglesia católica creada y controlada por el Partido Comunista, la Iglesia Patriótica China (IPC). 
Roma, que en su día condenó esta farsa, excomulgando a sus prelados, aceptará ahora como válidas sus ‘órdenes’, forzando a abdicar al menos a siete obispos que se han mantenido fieles.
El Vaticano lleva tiempo gestando este acuerdo bajo la dirección de Parolin y usando con discreción los servicios de altos jerarcas de la Iglesia.
Curiosamente, uno de los mayores entusiastas del acuerdo que está a punto de anunciarse fue el defenestrado Theodore McCarrick, en aquellos tiempos en los que Francisco hacía abundante uso de sus servicios como diplomático, ignorando el retiro al que supuestamente le habría relegado su predecesor, Benedicto XVI.
McCarrick llegó a dar conferencias en Washington una década atrás urgiendo al Vaticano a reconocer la IPC, para asombro de quienes le escuchaban. Parece que ahora el Vaticano ha atendido su sugerencia.
El acuerdo obligaría a Pekín a reconocer al Papa como cabeza de los católicos de China a cambio del reconocimiento del Vaticano de los obispos chinos excomulgados. Siete obispos de la IPC, nombrados por el Partido Comunista al margen de Roma, deberán ser reconocidos como prelados de la Iglesia Católica.
Es un pacto que no solo fuerza a Roma a llamar obispos a cismáticos nombrados a dedo por funcionarios comunistas, sino que se ha alcanzado con no poco dolor. Durante las difíciles negociaciones, el gobierno de Pekín, lejos de suavizar su persecución de católicos, la ha incrementado sensiblemente, así como la demolición de templos católicos y la retirada de símbolos religiosos.
Incluso se ha llegado a la paradoja esta misma semana de que Pekin haya bloqueado para sus súbditos el acceso por Internet a varias publicaciones más o menos directamente dependientes del Vaticano, como Vatican News.
El diario británico The Telegraph ha estado con un grupo de católicos chinos para pulsar su reacción, que ha sido unánimemente de absoluta desolación. “Es posible que Roma nos traicione”, comenta al diario el padre Dong Baolu, rodeado de sus feligreses en Shijiazhuang, en la provincia de Hebei. “Si sucede, renunciaré. No me uniré a una Iglesia controlada por el Partido Comunista”.

El Papa arremete contra los mafiosos en Sicilia: "No son cristianos"

PALERMO.- El Papa Francisco elogió este sábado en Sicilia el sacrificio del sacerdote Giuseppe Puglisi, asesinado por la mafia hace veinticinco años, y dijo a los mafiosos que no son cristianos, durante la misa multitudinaria que oficia en Palermo en recuerdo del prelado.

"No se puede creer en Dios y ser mafioso, quien es mafioso no vive como cristiano, porque blasfemia con la vida el nombre de Dios", afirmó Francisco en la homilía que pronunció ante decenas de miles de fieles reunidos en el gran espacio verde del Foro Itálico.
Y agregó: "Así que le digo a los mafiosos: cambiad, dejad de pensar solo en vosotros y en vuestro dinero, convertíos al verdadero Dios de Jesucristo. De otro modo vuestra propia vida estará perdida y será la peor de las derrotas".
El pontífice recordó que el cura Puglisi murió hace 25 años el día que cumplía 56 años y que "coronó su victoria con una sonrisa", en alusión a que el párroco, muy significado por tratar de sacar a los jóvenes del crimen organizado, sonrió a su asesino cuando le vio llegar y le dijo "le esperaba".
"Aquella sonrisa no deja dormir de noche a su asesino, que dice: había una especie de luz en aquella sonrisa".
"El padre Pino sabía que se arriesgaba, pero sabía sobre todo que el verdadero peligro en la vida es no arriesgar y vivir cómodamente", continuó Francisco, quien llamó a los fieles a olvidar el egoísmo siguiendo el ejemplo del párroco.
Llamó a no dejarse lleva por el odio ni el rencor, porque -dijo "necesitamos hombres de amor, no hombres de honor. De servicio, no de opresión".
"Si la letanía mafiosa es "tú no sabes quién soy yo", la cristiana es "yo tengo necesidad de ti" y si la amenaza mafiosa es "me las pagarás", la plegaria cristiana es "señor, ayúdame a amar"", continuó el papa.
Tras la misa, Bergoglio tiene prevista una visita a una misión laica que asiste a los pobres en Palermo, antes de acudir al barrio Brancaccio de la ciudad, donde era párroco Puglisi.

jueves, 13 de septiembre de 2018

El Coro de la Capilla Sixtina, investigado por corrupción

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco ha autorizado la apertura de una investigación acerca de posibles irregularidades financieras en el famoso Coro de la Capilla Sixtina.

En un breve comunicado, el Vaticano informó escuetamente de que en relación a informaciones publicadas en algunos medios "confirmamos que el papa Francisco, hace algunos meses, autorizó una investigación sobre aspectos económico-administrativos en dicho coro, una investigación que sigue en curso".
Aunque la nota, difundida anoche, no da más detalles, varios medios italianos han publicado desde este verano algunos rumores sobre supuestas irregularidades en esta formación.
Según el diario "La Stampa", el director del coro, Massimo Palombella, y su director administrativo, Michelangelo Nardella, serían las personas investigadas por presunta malversación, fraude y lavado de dinero.
El coro de la Capilla Sixtina está considerado uno de los más antiguos del mundo y fue creado en 1471. Está formado por niños y adolescentes de entre 10 y 14 años, aunque también tiene algunos cantantes adultos.

miércoles, 12 de septiembre de 2018

El Papa convoca una reunión para abordar los casos de abusos en la Iglesia

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa ha convocado a los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo a una reunión en el Vaticano para tratar el tema de los abusos sexuales y la prevención de esta lacra al interno de las iglesias locales.

Según ha informado la oficina de prensa de la Santa Sede la reunión tendrá lugar en el Vaticano del 21 al 24 de febrero del año próximo. La decisión del pontífice se enmarca en la vigesimosexta reunión del consejo de cardenales C9 que lo ayudan en el gobierno de la Iglesia y en la reforma de la Curia que ha concluido este miércoles.
Serán unos 130 obispos los que acudan al Vaticano, según han informado hoy fuentes de la Santa Sede, y se trata de un encuentro del que no hay precedentes.
Este mismo miércoles la Iglesia Católica alemana ha revelado en un estudio que ha contabilizado 3.677 casos de abusos sexuales a niños y jóvenes entre 1946 y 2014.
Entre los últimos escándalos de abusos sexuales en el seno de la Iglesia se encuentran los destapados en Chile, que obligaron a todos los obispos chilenos a poner sus cargos a disposición del Pontífice y los de Estados Unidos.
Está previsto que este jueves el Papa se reúna con obispos de Estados Unidos en un encuentro en el que se discutirán las consecuencias del escándalo de abusos sexuales que involucra al excardenal estadounidense Theodore McCarrick, cesado del colegio catedralicio por el propio pontífice en julio de 2018.
Según informó el portavoz oficial del Vaticano, Greg Burke, en la reunión participará el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), cardenal Daniel DiNardo, así como el Prefecto de la comisión para la protección de menores del Vaticano, cardenal Sean Patrick O'Malley de Boston y dos funcionarios de la Conferencia Episcopal de EEUU.
Este encuentro se produce después de que el arzobispo Carlo María Vigano, exnuncio en Washington, acusara al Papa de conocer los abusos contra seminaristas cometidos por McCarrick y no hacer nada al respecto. 
Sin presentar pruebas y cuando el pontífice celebraba una misa en el Encuentro Mundial de las Familias de Dublín (Irlanda) Viganò pidió la dimisión del Santo Padre en un gesto sin precedentes en la Iglesia.

Revelan casi 4.000 casos de abusos sexuales en la Iglesia alemana

BERLÍN.- Un informe interno elaborado por encargo de la Conferencia Episcopal alemana documenta un total de 3.677 casos de abusos sexuales, cometidos por 1.670 religiosos católicos desde 1946 hasta 2014, según revela hoy la edición digital del semanario "Der Spiegel".

De acuerdo con el semanario, que se remite a la documentación recabada por expertos de las Universidades de Mannheim, Heidelberg y Giessen, este tipo de situaciones son un "problema masivo" en el seno de la iglesia católica y persisten en la actualidad.
Aproximadamente la mitad de las víctimas de esos abusos eran menores de 13 años y en uno de cada seis casos se trató de "alguna forma de violación", según cita la publicación.
Para dos tercios de las víctimas, los ejecutores de los abusos eran sus confesores o curas con los que mantenían algún tipo de vínculo religioso.
El informe fue encargado por la Conferencia Episcopal y, de acuerdo con los planes de la institución, sus conclusiones serán presentadas por el cardenal Reinhard Marx el 25 de septiembre próximo.
Los expertos de las universidades han examinado alrededor de 38.000 actas y material procedente de las 27 diócesis alemanas.
En su mayoría se trata de material y actas internas que hasta ahora no había salido a la luz y que, según "Spiegel", eran "estrictamente confidenciales".
El informe parte de la base de que, junto a los casos documentados, existe una "cifra oscura" de muchas otras situaciones de abusos que no podrán investigarse, sea porque las actas fueron destruidas o por falta de testimonios.
La Conferencia Episcopal encargó ese estudio a las Universidades a raíz del escándalo de los abusos sexuales que sacudió a la iglesia católica alemana en 2010, lo que generó una crisis de credibilidad para el catolicismo alemán.
En marzo de 2011 la iglesia católica ofreció pagar una indemnización de 5.000 euros a cada una de las víctimas de abusos sexuales, con posibilidad de aumentar esa cantidad para los casos más graves.
Cerca de un millar de víctimas de abusos sexuales por parte de representantes de la iglesia católica formalizaron a continuación su petición de una indemnización por los abusos sufridos.
La iglesia católica es la principal confesión junto con la evangélica en Alemania, con unos 24 millones de creyentes cada una.

lunes, 10 de septiembre de 2018

El Gobierno exigirá los bienes públicos que la Iglesia Católica ha puesto a su nombre en España

MADRID.- El Gobierno español, a través de la Dirección General de Patrimonio del Estado, reclamará a la Iglesia Católica los bienes inscritos a su nombre en el Registro de la Propiedad que sean de dominio público.

Así lo señala en una respuesta escrita a una pregunta del diputado socialista Antonio Hurtado, quien ha explicado que "estamos hablando de unos 40.000 bienes inmatriculados por la Iglesia, según datos facilitados por la propia institución".
Tras la elaboración del listado de los bienes que está realizando el Ministerio de Justicia, si se constata que la Iglesia ha inscrito bienes de dominio público como si fuesen privados, se procederá a "una depuración física y jurídica".
Esta "depuración" se hará conforme al "derecho sustantivo material", que a su vez está sometido a los principios constitucionales de "inalieanabilidad, imprescriptibilidad y inembargabilidad de los bienes de domino público", según figura en la respuesta parlamentaria del 5 de septiembre, adelantada hoy por la radiofónica Cadena Ser.
Esto significa, según Hurtado, que los bienes de dominio público, "la gran mayoría de los que ha inscrito la Iglesia a su nombre, no son transmisibles, no se pueden adquirir por posesión, ni se pueden embargar".
En la respuesta, Justicia recuerda que, conforme a la ley de Patrimonio de las Administraciones Públicas, "queda prohibida la apropiación de los bienes de dominio público por parte de las personas jurídicas privadas, entre las que se encuentra la Iglesia Católica".
La Iglesia pudo registrar esos bienes a raíz de la modificación de la Ley Hipotecaria llevada a cabo en 1998 por el Gobierno del PP, que daba a esta institución la potestad de actuar como una institución pública.
El diputado ha señalado que, "aunque la Iglesia ha dicho que solo ha inscrito la posesión y no la propiedad, no es cierto, porque inmatricular significa inscribir en el registro por primera vez y la primera inscripción siempre es de propiedad".
Hurtado se ha mostrado seguro de que en el listado, que tiene previsto hacer público el Ministerio una vez lo tenga listo, "va a haber iglesias, catedrales, plazas públicas, murallas, edificios históricos, va a haber de todo".
El parlamentario ha puesto como ejemplo la Plaza del Triunfo, de Córdoba, "que la Iglesia inmatriculó como si fuera suya", o el de la Mezquita, que registró a su nombre "pagando una tasa de 30 euros".
Finalmente, en la respuesta se asegura que correspondería a la Dirección General de Patrimonio del Estado y no al Ministerio de Justicia decidir si el Estado tiene algún derecho sobre dichos inmuebles, siempre sometido todo ello al derecho a la tutela judicial efectiva.
Para el parlamentario, la solución "más rápida" pasaría por que la Iglesia "corrigiese el error de inmediato y de forma voluntaria diese de baja los registros", ya que en caso contrario, el Estado "va a requerir de inmediato una rectificación de los registradores de la propiedad".
Por su parte, el senador de Compromís, Carles Mulet, ha exigido este lunes al Gobierno que ponga en conocimiento de la Fiscalía las inmatriculaciones realizadas por la Iglesia en el caso que se demuestren fraudulentas "sin dudar ni un solo segundo", ha informado en un comunicado.
Mulet ha pedido que se regularice la situación y sean las administraciones públicas propietarias las titulares de "muchos de estos bienes y elementos robados, que les pertenecen a pesar de estas inmatriculaciones fraudulentas, sin necesidad de realizar ningún expediente más al respecto".
Además, ha solicitado que se depure "la posible actuación delictiva por parte de la Iglesia u otras personas jurídicas y funcionarios que hayan podido actuar contra el interés general de alguna manera".

domingo, 9 de septiembre de 2018

Gerard O'Connell, vaticanista: "Los ataques al Papa no pararán hasta que esté muerto"


CORK.- Lleva 30 años en Roma cubriendo la Santa Sede. Riguroso y profesional, muchos lo consideran el mejor vaticanista actual. Corresponsal en el Vaticano de la prestigiosa revista jesuita estadounidense America Magazine, hablamos con él de la peor crisis que sacude al Papa Francisco, a quien conoce muy bien. Entrevista a Gerard O'Connell el diario español El Mundo.

Carlo Maria Viganò, ex embajador de la Santa Sede en Washington (2011-2016), ha acusado públicamente a Francisco de encubrir los abusos sexuales del cardenal estadounidense Theodore McCarrick. ¿Le cree?
 
No, absolutamente no. Viganò asegura que Francisco encubrió a McCarrick y le levantó las sanciones privadas que supuestamente Benedicto XVI le había impuesto. Pero la verdad es que no hay ninguna evidencia de eso, y Viganò no ha aportado ninguna prueba. Lo que en cambio sí se sabe es que cuando en 2018 tuvo lugar la primera acusación contra McCarrick de abusos sexuales contra un menor -hasta entonces se trataba de mayores de edad-, Francisco actuó con contundencia: le obligó a renunciar a su dignidad cardenalicia, al público ministerio y a llevar una vida de recogimiento y oración con limitaciones de movimientos. Y el proceso canónico contra él está en marcha. Está claro que durante años la Iglesia no ha prestado suficiente atención a los abusos sexuales. Pero tanto Benedicto XVI como sobre todo Francisco han legislado y actuado con dureza al respecto. Pretender que Francisco ha encubierto a McCarrick es absurdo.
¿Y por qué le acusa entonces Viganò?
 
Viganò es alguien muy ambicioso que ansiaba convertirse en cardenal, algo que no ha logrado. Ya estuvo implicado en el Vatileaks contra Benedicto XVI (el escándalo por la filtración de documentos reservados, en 2012). Ideológicamente está alineado con la derecha ultraconservadora de Estados Unidos, esa que ha hecho de la lucha contra el aborto y la oposición a la homosexualidad sus grandes caballos de batalla y que rechaza enérgicamente la teología y el tipo de Iglesia abierta que Francisco está promoviendo. Viganò está en la primera línea de oposición al Papa, pero detrás de él hay otros. Muchos en Roma consideran que Viganó está utilizando el caso de McCarrick, alguien a quien Francisco ha impuesto sanciones y obligado a dimitir como cardenal, para un ataque de mayor alcance contra el Papa con la pederastia como trasfondo. 
¿Quiénes son los enemigos de Francisco?
 
Grupos tradicionalistas de la Iglesia católica, principalmente en EEUU e Italia, pero también fuerzas conservadoras políticas y económicas a las que no les gustan sus críticas contra el capitalismo y muchas de las cuales financian medios de comunicación que se dedican a atacar al Papa.
¿Qué no les gusta del Papa?
 
Muchas cosas. La iglesia católica americana ha estado durante décadas muy centrada en la lucha contra el aborto, el matrimonio homosexual y las cuestiones morales, asuntos en los que muchos de sus obispos son auténticos "guerreros culturales" relacionados con la derecha política. Y llega Francisco y lo primero que dice cuando le preguntan sobre la homosexualidad es que quién es él para juzgar a nadie. Su teología no juzga, ni condena, sino que acompaña y reconforta. Además, desde el principio de su pontificado ha insistido en que no quería "guerreros culturales" sino "obispos pastores". 
Y también Bergoglio concibe la defensa de la vida como algo mucho más amplio que el aborto, y que incluye por ejemplo condenar la pena de muerte y la posesión de armas nucleares. Asimismo es muy crítico con el capitalismo salvaje, un sistema que produce ricos pero que también genera muchos pobres, muchos "descartados". Su posición sobre el cambio climático y la protección del medio ambiente, donde hay muchos intereses económicos, provoca rechazo en algunos sectores políticos y financieros importantes. 
Algunos acusan a Francisco de ser comunista. ¿Lo es?
 
No. Es algo ridículo, sin ningún sentido, lo que hace es seguir el Evangelio, como él siempre dice. 
¿Qué pretenden los enemigos de Francisco?
 
Intentan destruir su enorme autoridad moral acusándole de encubrir abusos sexuales, cuando ha sido el Papa que más he hecho para combatir la pederastia. Quieren desacreditarle y tratar de forzar su dimisión.
¿Han conseguido alguno de sus objetivos?
 
Todo este escándalo sin duda ha dañado al Papa, alguien que según las encuestas hasta ahora tenía el apoyo de más del 70% de los católicos estadounidenses. Pero también ha dañado, y muy gravemente, a toda la Iglesia. Las acusaciones de Viganò claramente han generado escándalo y han dividido a la Iglesia, sobre todo a la Iglesia en Estados Unidos. Y mucha gente no sabe lo que es verdad y lo que es mentira.
¿Cree que Francisco podría dimitir?
 
No, para nada. Más allá del revuelo él está totalmente sereno y en paz. Y como él mismo dijo en la misa del pasado lunes la verdad prevalecerá.
¿Continuarán los ataques contra Francisco?
 
Con mucha probabilidad. Los ataques contra él son sistemáticos y regulares desde el principio de su pontificado, el de Viganò es el último y el más fuerte. Pero prácticamente todos los meses hay artículos, entrevistas, conferencias internacionales, etc, atacando al Papa fundamentalmente en lo que él llama "la moral de cintura para abajo" y también por motivos económicos. Creo que los enemigos de Francisco no cejarán en sus esfuerzos por debilitar su pontificado. Como me dijo un alto prelado, no pararán hasta que esté muerto.
https://amp.elmundo.es/papel/cultura/2018/09/08/5b900f87ca47412e248b463c.html

jueves, 6 de septiembre de 2018

Nueva York abre una investigación a las ocho diócesis católicas del Estado

NUEVA YORK.- La fiscal general de Nueva York, Barbara D. Underwood, anunció este jueves que ha abierto una investigación civil para determinar si las ocho diócesis católicas del estado encubrieron a sus párrocos ante denuncias de abusos sexuales a menores.

Así lo ha confirmado la fiscalía en un comunicado, en el que abre una línea directa, a través del teléfono e internet, para invitar a víctimas y personas con información sobre esos casos de abusos a presentar una "queja" y ayudar en la investigación.

domingo, 2 de septiembre de 2018

Juegos de poder en el Vaticano


CIUDAD DEL VATICANO.- Una bomba de relojería en el peor de los momentos. En forma de una carta de once páginas, escrita con el lenguaje más punzante posible, por un oscuro personaje conocido por sus artimañas en el interior de la curia, de la corriente más tradicionalista de la Iglesia y al que el mismo Papa apartó hace dos años poniendo fin a sus ambiciones de convertirse en cardenal, comenta hoy el diario La Vanguardia, de Barcelona.

La historia rocambolesca tras el documento enviado hace una semana por el ex nuncio apostólico en EE.UU. Carlo Maria Viganò (en la imagen) tiene todos los ingredientes para una película sobre intrigas vaticanas. Pero no es ninguna ficción: por primera vez en la Iglesia moderna un arzobispo declara la guerra abierta al Pontífice y pide públicamente su dimisión. Denuncia, sin aportar pruebas, que Bergoglio conocía desde el 2013 los abusos cometidos por el excardenal estadounidense Theodore McCarrick y que existe todo un sistema en el Vaticano para promover a homosexuales.
“Nunca había sucedido algo tan grave”, comenta un sacerdote dentro de la Santa Sede. “Que un ex alto cargo utilice supuestas informaciones a las que tenía acceso por su puesto para atacar al Papa… es algo inaudito”, señala con pesar.
Francisco es retratado por los periodistas que cubren a diario las informaciones vaticanas como un pontífice dispuesto a abordar incluso los temas más espinosos en las ruedas de prensa que ofrece a bordo del avión papal. Cuando le preguntaron por la carta, en plena vuelta del difícil viaje a Dublín de la semana pasada, fue una de las primeras veces que decidió no responder. “No diré una palabra sobre esto”, advirtió a los periodistas. “Leedla y juzgadla vosotros”, pidió.
Descubrir la verdad tras un documento de este calibre es comparable periodísticamente con la investigación del Boston Globe que arrojó luz sobre el sistema de encubrimientos sexuales en la iglesia de Massachusetts. Quizá por esto, unos cuantos ojos ya se han puesto a leer los hechos y omisiones en el documento de Viganò. En sólo una semana han aflorado algunas contradicciones.
La primera, que no es nuevo que este arzobispo mienta. Después de entrar en la diplomacia vaticana, uno de los órganos más poderosos dentro de la Iglesia, Viganò fue promovido en el 2009 a secretario general del Governorato de la Ciudad del Vaticano, en otras palabras, su ayuntamiento. 
Desde allí manejaba una gran cantidad información privilegiada y de poder. Dos años después el entonces secretario de Estado, Tarcisio Bertone –a quien ahora acusa de favorecer a homosexuales– le promovió a nuncio en EE.UU., algo que en teoría era un ascenso, pero que postergaba sus aspiraciones a cardenal. 
Para intentar evitar ser desplazado, el arzobispo italiano mandó una carta a Benedicto XVI en la que avisaba de diversos casos de corrupción y le rogaba que no fuese transferido porque debía quedarse en Roma para cuidar de su hermano Lorenzo, jesuita, también sacerdote. 
La carta fue una de las revelaciones del escándalo Vatileaks que ensombrecieron la última etapa de Ratzinger. Lorenzo ha revelado que esto no era verdad: no sólo no estaba enfermo, sino que no se hablaban desde hacía años por una disputa de una millonaria herencia.
“Es una maniobra política y mediática”, ha avisado el veteranísimo y respetado vaticanista de La Stampa Andrea Tornielli, que ha publicado un detallado análisis en que apunta entre otras cosas que mientras el cardenal McCarrick, ahora de 88 años, fue promovido a cardenal en la última etapa de Juan Pablo II y aparecido junto a Ratzinger en varias ocasiones, ha sido Francisco quien le cesó, el pasado julio, después de que llegaran acusaciones creíbles de que había abusado de un menor. 
El cardenal McCarrick hasta se reunió con el papa Benedicto después de que este supuestamente le amonestara por los abusos. Estos últimos días también ha salido a la luz un vídeo del 2012 en que Viganò rendía homenaje público a McCarrick, meses después de saber que supuestamente estaba sancionado.
Viganò, además, no escribió solo la carta. Le ayudó uno de los periodistas ultraconservadores que quieren marcar la agenda mediática del Vaticano. Se trata de Marco Tosatti, que tiene uno de los blogs más críticos con el Papa y que forma parte del ecosistema de vaticanistas que han dado apoyo externo a las reivindicaciones tradicionalistas de la oposición. 
“Viganò me contó que se publicaron artículos que ensombrecían el trabajo de Benedicto XVI y los dos nuncios en EE.UU. precedentes a él, Gabriel Montalvo y Pietro Sambi. Cuando vio que salían a la luz cosas que no eran justas sintió la necesidad de decir la verdad ante la Iglesia y ante Dios”, cuenta Tosatti a este diario. 
Según su versión, fue Viganò –que dice que sólo le había visto en un par de eventos sociales– quien se puso en contacto con él para pedirle una entrevista después del cese de McCarrick. 
Al final cambió de opinión y, en su casa, los dos redactaron en términos periodísticos la carta final que hicieron coincidir con el segundo día del viaje de Irlanda. Lo publicaron en medios ultraconservadores católicos en inglés, italiano y español como Catholic News Register, Infovaticana o Life Site News.
Después, Viganò, a quien Tosatti insistió en besarle el anillo como señal de respeto, ha desaparecido del mapa. Tosatti, como Viganò y el resto de este sector ultraconservador, suele asociar la supuesta homosexualidad de muchos sacerdotes con el escándalo que ha hecho temblar a la Iglesia católica.
El documento ha servido para demostrar el cambio de estrategia que están llevando a cabo los detractores de Francisco. Desde que el Papa argentino fue elegido en el 2013, una corriente ultraconservadora ligada al cardenal estadounidense Raymond Burke, que goza de una cierta popularidad en Italia y es muy influyente en su país, empezó una campaña de declaraciones inquietantes en estos medios conservadores. 
Estas plataformas durante esta semana también han apoyado una de las fake news que más ha resonado en Roma: que durante la audiencia del miércoles, un grupo de fieles de Lucca gritaban “Viganò”, en apoyo al arzobispo. En realidad estaban aplaudiendo a Italo Castellani, su arzobispo.
Se trata de un grupo minoritario, pero muy motivado, de cardenales y altos cargos. La guerra no fue declarada formalmente hasta el 2016, cuando Francisco hizo pública su exhortación Amoris Laetitia, uno de los mayores documentos de su pontificado. 
Entonces Burke y otros tres cardenales, los alemanes Walter Brandmüller y Joachim Meisner, y el italiano Carlo Caffarra enviaron la famosa carta de las dubia (dudas) para pedir al Papa que corrigiese el episodio en que abría la puerta a que los algunos divorciados vueltos a casar pudiesen volver a comulgar. 
Bergoglio, como ahora, optó por no recibirles, algo que atizó su ira. Los dos últimos han muerto –y propiciado bromas dentro del Vaticano que dicen que el Espíritu Santo está de parte de Francisco– pero el alma contestataria sigue muy activa. Hasta el punto de que una serie de altos cargos vaticanos se reunió la pasada primavera en un hotel de las afueras de Roma para cuestionar la visión moral de Francisco como una herejía.
“Ahora es evidente que ha habido un cambio de estrategia”, explica John L. Allen, el editor de Crux Now. “Antes querían atacar al Papa a través de su ideología. Es evidente que no ha funcionado, así que ahora los críticos buscan acusarlo de corrupto personalmente”. 
Según Allen, los cardenales críticos representaran entre el 30 y el 35% del total. Entre el 30 y el 35% son favorables al Papa, y el resto no están posicionados. “Pero también es evidente que este último ataque con la carta de Viganò no viene principalmente del Vaticano, sino de gente muy influyente en EE.UU. Es un ataque político”, subraya.
Y es que en algunos sectores de la jerarquía católica estadounidense discrepan mucho con la visión poco ideológica de Francisco. El Papa argentino ha apostado por una Iglesia que no esté tan interesada en marcar líneas rojas con asuntos como el aborto o la homosexualidad. Tampoco gusta que haya condenado la pena de muerte. 
Esto es algo que no han pasado muchos obispos en este país, a menudo asociados con el Tea Party o la cadena de televisión Fox News. También se les vincula con Steve Bannon, el ex consejero supremacista de Donald Trump y un católico integrista declarado.
Como nuncio en EE.UU., Viganò estuvo muy cerca de esta corriente. Fue jubilado después de casi arruinar la visita apostólica del Papa al organizar un encuentro cara a cara con una funcionaria de Kentucky que se negaba a entregar licencias matrimoniales a homosexuales. El conservador arzobispo de Pensilvania, Charles Chaput, ha sido uno de los que ha defendido la integridad de Viganò, así como su número dos durante la nunciatura, monseñor Lantheaume, quien aseguró que había dicho “la verdad”. 
Otros obispos ultraconservadores, como el de Madison (Kentucky), Tyler (Texas), Tulsa (Oklahoma), o Phoenix (Arizona) han dado credibilidad a la carta y pedido una investigación para esclarecer la verdad.
En el Vaticano, el principal apoyo de Francisco sigue siendo su hombre fuerte, el secretario de Estado Pietro Parolin. Es uno de los pocos que ha salido públicamente en su defensa –el silencio se ha impuesto entre la mayoría de cardenales– para decir que el Papa se mantiene “sereno” y que la situación “no es en absoluto preocupante”. 
Pero también admite que en el Vaticano hay “amargura e inquietud”. Como leía Jason Horowitz, de The New York Times, aunque sea muy difícil que los detractores del Papa consigan su objetivo de hacerle renunciar al pontificado, pueden intentar aprovechar este revuelo para debilitarle e impedir que prosiga su reforma inacabada. 
“Los delitos de abuso deben abordarse ahora. Pero personas como Viganò se aprovechan para meter su propia agenda retrógrada, dañar al Papa y donde los sobrevivientes no cuentan”, avisa una de las voces de las víctimas de los abusos en Chile, Juan Carlos Cruz.

Papa Francisco: «No podemos permitir que los océanos se llenen de plástico flotante»

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco ha lamentado este sábado que muchos esfuerzos para evitar la contaminación de los mares «se diluyen ante la falta de normas y controles eficaces, especialmente sobre la protección de áreas marinas más allá de las fronteras nacionales». Ante una situación que se agrava, ha dicho rotundamente: «No podemos permitir que los mares y los océanos se llenen de extensiones inertes de plástico flotante», según recoge hoy Abc de Madrid.

En la Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la creación -iniciada por la Iglesia Ortodoxa y a la que se unió la Iglesia católica en 2015-, el Papa se ha hecho eco de la alerta lanzada el pasado 8 de junio, Día Mundial de los Océanos, por Naciones Unidas.
Según su secretario general, Antonio Guterres, «si se mantiene la tendencia actual, en 2050 nuestros océanos tendrán mas plástico que peces». Los millones de toneladas que hay ya están formando grandes «islas de basura» en varios océanos. Por otra parte, los microplásticos son especialmente dañinos para los peces, los mamíferos acuáticos y los humanos.
El Santo Padre pide específicamente oraciones «por quienes ayudan en la reflexión sobre los problemas en los que se encuentran los ecosistemas marítimos» y «por quienes contribuyen a la elaboración y aplicación de normativas internacionales sobre los mares», para que «garanticen un desarrollo integral en la perspectiva del bien común de toda la familia humana y no de intereses particulares».
Según Francisco, «ante esta emergencia estamos llamados a comprometernos con mentalidad activa, rezando como si todo dependiese de la Providencia divina y trabajando como si todo dependiese de nosotros».
El Papa dedica una parte de su mensaje a «la cuestión del agua», recordando que «el acceso al agua potable y segura es un derecho humano básico, fundamental y universal». En su opinión, «este mundo tiene una grave deuda social con los pobres que no tienen acceso al agua potable».
Dando gracias a Dios, como hacía San Francisco, por la «hermana agua», el Papa afirma que «cuidar las fuentes y las cuencas hidrográficas es un imperativo urgente. Hoy más que nunca es necesaria una mirada que vaya más allá de lo inmediato, superando un criterio utilitarista de eficiencia y productividad para el beneficio individual».
En el plano estrictamente religioso, Francisco recuerda unas palabras de Jesús en el Juicio Final: «Tuve sed y me disteis de beber». Es un llamamiento para que cada persona ayude a quien tiene cerca, pero también a la responsabilidad colectiva pues, «dar de beber, en la aldea global, no solo supone realizar gestos personales de caridad, sino opciones concretas y un compromiso constante para garantizar a todos el bien primario del agua».
A mediodía, en una audiencia a los empresarios participantes en un encuentro con motivo de la Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la creación, Francisco les ha reiterado que «cada uno de nosotros tiene una responsabilidad respecto a los demás y respecto al futuro de nuestro planeta».

sábado, 14 de julio de 2018

El Vaticano ignora los avances provida en Estados Unidos / Carlos Esteban *

Demasiado ocupada con fomentar la inmigración ilegal masiva de subsaharianos en Europa y luchar contra el Cambio Climático, la cúpula vaticana ignora los mayores avances en las opciones provida de las últimas décadas.

La batalla del aborto, que durante décadas se ha mantenido como la pelea clave en la guerra cultural por el alma de Occidente, ha tenido todo este tiempo por centro Estados Unidos y por principal campeón ‘provida’ a la Iglesia Católica.

Estados Unidos no es solo líder cultural del planeta, sino también el primer país en convertir, por obra de su inapelable Tribunal Supremo, el aborto en un derecho constitucional y, por tanto, intocable para cualquier gobierno o legislatura.

Y si bien el aborto no es en absoluto una cuestión religiosa, quedando definitivamente claro desde el punto de vista científico que se trata de la eliminación de un ser humano vivo, es un hecho comprobable que la Iglesia y los católicos particulares han formado el grueso del ejército provida.

No deja de ser lógico que la Iglesia, como sostenía Chesterton, se encargue de recordar al mundo las verdades esenciales que ha olvidado, y parece indudable que una masacre que ha costado ya millones de vida es un ‘olvido’ bastante significativo, por decir poco.

Y la gran apuesta estaba, precisamente, en el Tribunal Supremo, única instancia que puede revertir el fallo de Roe vs Wade. Al ser nueve jueces elegidos con carácter vitalicio cuyas decisiones se toman por mayoría, uno de los legados más importantes que puede dejar un presidente es proponer un juez al Supremo en caso de vacante.

Trump ya tuvo ocasión de hacerlo con Gorsuch, pero ahora, la retirada del ‘progresista’ juez Kennedy le ofrece una nueva oportunidad de reequilibrar la balanza, y lo ha hecho con la elección de un católico, Brett Kavanaugh.

Las protestas, los comentarios, las adhesiones están copando el panorama mediático norteamericano, con el aborto como casi único tema de fondo. Pero hay una gran, enorme ausencia: Roma.

En un momento clave, cuando podríamos tener al alcance de la mano el mayor vuelco en la crónica del aborto desde los años setenta, la cúpula vaticana parece haber perdido todo interés por este asunto, mucho más ocupada con jalear la inmigración masiva o alertar contra el Cambio Climático.

Es cierto que, al inicio de su pontificado, el Papa Francisco ya advirtió a los católicos contra la ‘obsesión’ por los temas de familia y vida como el aborto o los llamados ‘matrimonios homosexuales’, probablemente con razón, en el sentido de que lo monotemático del mensaje podía eclipsar la verdadera ‘noticia’ que debe transmitir el católico, la salvación que nos ha procurado Cristo.

Pero era difícil prever entonces que dejar de ‘obsesionarse’ iba a significar ignorar el asunto casi por completo. No ha habido nota alguna de la Santa Sede sobre la nominación de Kavanaugh o comentario extraoficial, igual que no habló el Papa cuando se celebró el triste referéndum para legaliza el aborto en Irlanda o la votación en el parlamento de su país natal, Argentina, con iguales intención y resultado.

Y no es, precisamente, porque la cúpula vaticana se niegue a ‘entrar en política’. Nunca, desde que recuerdo, lo había hecho tanto. En estos mismos momentos, los prelados de la Curia libran una acerba disputa contra el nuevo Gobierno italiano a cuenta de la inmigración, y el Papa no cesa de exhortar a los políticos para que se comprometan con los Acuerdos de París sobre limitación de emisiones de ‘gases invernadero’.

Y ahí está la paradoja de este pontificado lleno de paradojas. La suerte parece de cara en la batalla contra el aborto y el Papa ni siquiera opina; la invasión de inmigrantes ilegales, unida a la crisis demográfica, está propiciando un crecimiento del Islam en detrimento de la fe que ha construido Europa, y el Vaticano clama por acoger a más.


(*) Profesor titular de Pedagogía de la Religión en el Instituto Pontificio San Pío X